jueves, febrero 16, 2006

Mensaje en la botella 7

Mensaje en la botella 7



Llovía, traté de ocultarme bajo la rama de un sueño, pero la palabra había sido desterrada. Pude escribir este mensaje antes de quedar acurrucada bajo una esperanza. No, no estamos solos, una brisa de versos se acercaba. Poeta, ángel y bruja besó, o besaron, sus manos, y reposaron recostados del árbol de la vida.

Seguía lloviendo. Un camino quedó crucificado de pisadas, las piedras sangraron hasta la última miseria, y los dioses se han fatigado de soledades, aún así mi vientre sigue gestando nuevos verbos. Seguiré durmiendo, tan sólo por un momento….



Ana María Fuster

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Poeta, magnifica profundidad, rebelde y luminosa...gran poema

mis respetos,

marioantonio.

Madam dijo...

Transmite tranquilidad. Tan rico que es dormir con el sonido de la lluvia. :)

Anónimo dijo...

Eres una escritora intensa, aunque te dije en otra ocasión que tus contrastes entre unos escritos y otros me confunden, entre extraños cuentitos irrespetuosos, y botellas llenas de poemas hermosos, sí eso de las "piedras que desangran miserias" fue lo único que no entendí, pero madam tiene razón se siente la tranquilidad y el sonido de la lluvia

the dreamer

Anónimo dijo...

Sí, vuelvo a decirte linda brujita, que aunque prefiera tus cuentos urbanos, me gusta tu poesía

Abdiel Echevarría dijo...

EL eco de un cuerpo que huye, se disipa y en el trayecto emerge tras el sonido de la lluvia, sereno...

Loas para la poeta... que no se detenga la palabra.

Arcana Nana dijo...

Tu mensaje en la botella 7 me recuerda una siesta que me secuestra en una hamaca bajo un techo de hojas. Que placer sonnar las palabras que luego escribes.

Saludos.

Mary X dijo...

Llovía, Traté de ocultarme bajo la rama de un sueño...

Brillante y hermosísima imagen, evocadora, onírica, sensorial. Es perfecta Ana, me acordó un cuento de Amparo Dávila, Árboles petrificados en donde la lluvia y los sueños de la protagonista son una constante, bien surrealista como en el cine de Lynch aunque no tan extreme. Sigue atrapando esas botellas y descifrando mensajes.

Un abrazo fuerte,

neftalicruznegron dijo...

Los primeros tres versos son mágicos. Te felicito. Y lo de 'Un camino quedó crucificado de pisadas', lo asocio con cuánta gente te puede desanimar. POr tanto, eres una excelente poetisa.