domingo, abril 09, 2006

Mensajes embotellados... ¿dónde estará mi puerto?

Botella 14


Cenizas, todo un cuerpo puede caber en una bolsita de plástico, el zip lock para un poema urbano, una cajita de cristal para los versos más románticos, y puedo escribir los versos más tristes esta noche, por ejemplo las estrellas lagrimean el abandono de mi vientre y la muerte desgarró la noche de mis silencios, pero Neruda no puede consolarnos, tenemos que nacer de otro poema y es que el poeta lo sabía.

Somos polvo en el viento, el aire puede asfixiarnos si la lluvia nos congela, y seguimos a la deriva, porque la carne cabe en un puñado sobre un escritorio de madera, no importa cuánto lloremos, aún estamos solos, nos hemos abandonado. Los periódicos siguen profanando la sangre de un pueblo que no encuentra su hogar, una isla negra debe buscar la luz, pero no lo hace…


Arena, polvo, cenizas, un minúsculo granito de oro, aún así esperaré…

Ana María Fuster

6 comentarios:

Madam dijo...

Ana María: Te envío un abrazo. Tus letras están llenas de verdad. Somos arena en el aire, aunque a veces luchemos para olvidarlo. Lo importante es no perder las esperanzas, buscar la luz, y con nuestro granito de arena contribuir. Cariños,

neftalicruznegron dijo...

Magistral y poético blog.
Te seguiré leyendo.

Ana María Fuster dijo...

Gracias Madam, es esa luz que nos ilumina la palabra, la amistad que nos abraza la vida, la esperanza que respiramos en otro amanecer, y la posibilidad de otro reloj de arena por comenzar, querida amiga, desde hoy retomo mi camino y me desvisto de depresiones...

Neftalí, gracias y bienvenido!!!

Sur para caminantes dijo...

...has dejado de llorar
te haces un nacimiento de trasparencias,
ya con las manos unidas a la palabra,
las libertades tocan a tu puerta,

El Verbo se escribe con tu nombre.

Adelante y un abrazo

marioantonio.

Ana María Fuster dijo...

Marioantonio, gracias siempre por el apoyo, haber leído tu poema, los de Abdiel y el mío el sábado en el recital de la presentación de Abdiel, también me ayudó mucho, la palabra ilumina y la voz es la sangre...
nunca olvidaré a mi pequeña Elena
pero ahora seguiremos adelante..

Anónimo dijo...

Interesting site. Useful information. Bookmarked.
»