domingo, marzo 08, 2009

Recordando a nuestra pequeña Elena, a tres años... El alma en fuga, parte 2




Botella 4




Descorchamos otro libro,
de sueños perdidos
de duelos de alas
y perdemos el miedo a volar.

La muerte columpia corbatas y zapatos de tacón
y la noche se reinventa en su voz de luna.

Finalmente amanece,
el cautivo desentierra sus versos,
no hay muertes después de la última muerte.

Se revela otro código:
la “vida secreta de las palabras”
se esconde tras los silencios.


Botella 5

¿Vidas secretas?
Las palabras enclaustradas enmudecen,
son polillas penetrando los libros olvidados.
también enmudecen las murallas de esta ciudad.


Botella 6

Las sombras ensordecen
como el dardo a la mentira.

Se acerca el milagro,
silencia sonidos soeces,
suspira susurros cristalinos,
mientras,
una sonrisa murmura secretos;
la palabra se revela:
profesión, desconocida,
pero aún la escucho.

Versando navegamos
y nos multiplicamos.

Me inclino ante otra botella,
no es el momento de abrirla,
se ilumina un nuevo destino.


Guardaré mis alas,
hasta el próximo puerto…


Botella 7


Mar adentro,
mar silente,
como cuna de almas;
en una botella viaja la palabra dormida
y las sirenas secretean un misterio:
fue un silencio los dolores...

Iniciamos la sinfonía de los versos:
hombres y mujeres por nacer
también la muerte se hace esperanza

y palabra.

Ana María Fuster

cuadro de Kandinsky

No hay comentarios.: