lunes, marzo 30, 2009

Poeta invitada: Belia Segarra, El libro del gozo


fresas

la pulsión de la huella del goce
ofrece emboscada la mano distraida
en cantera maternal de caprichos ociosos
(sobretodo el triunfo del grito sobre el ingenio
de las dulces prendas mal halladas)
¡ay de usted y de mí!
en el rodar de gotas sobre gotas
de ese polvillo atmosférico
labrado delicadamente
en el candor de las flotaciones animales
con olor a fresas

ah qué noche restauradora
llena sus ánforas
de pupilas incandescentes
y dedos invisibles que alborotan
esa posada de silencio
donde convergen la luz y la sombra
lo húmedo y lo seco
lo cóncavo y convexo
lo alto y lo bajo
de ese umbral indescifrable
donde aumentan de modo automático
los pulsos a galope
de un pedazo de ese gozo

-------
escala de dos


el juego rápido ya ves
nos recoge en argumentos osarios
la palabra es azar acróbata
entre desbordadas grietas

por mí
se pudre el rigor del cuerpo
se chupa el garabato los ángulos rectos
se renuncia a temperancias compartidas
si se juega al amor ciego y a la gallinita tuerta

---------
pechos

¡qué pesadas cortinas a veces nos separan del mundo!

(como cualquier Sonya de vez en vez
corte el tamaño de su hondo vacío
e implante el placer terrícola dentro de un nuevo implante)

no permita jamás las manidas atrocidades
verse desnudas ante un mordisco viejo

como Acabá mejor despegar hacia el espacio
saborear la conscupicencia de la libertina ciencia
más allá o más acá del sol, la luna y las estrellas
contigo en la distancia amadas mías viviría yo.

--------

corsé

soñador inútil
la vez pasada nos fue mucho mejor
¿recuerdas la aguada fiesta por debajo de la espalda?
¡¿ y el festín de turbio placer
en los labios húmedos de la invicta pendiente
servido por el bartender del infierno?
¿qué fue del estrellado matrimonio hacia el vasto cielo
de las libélulas moribundas?
¡¿de la arada respiración de la almohada o el sabio dedo
en la multiforme voluptuosidad del arco y la flecha?
¿y el juego de las sombras locas?
todo en ellas cabeza y cola

¡qué apretado quedó el sueño a mi Gaspar de la Noche!!!!!
Ahora menos siempre es más.

----------

caricias

viajera arrodillada en su inocencia
monta la pálida caricia
comiendo con ojos muy ardientes
el fuerte olor a animal de la vigilia


el estupor en sus ojos
se gratifica en canto mudo
como el turbado suspiro de cualquier Hipólita
se transparenta en el embargo de la perdición
en nombre del dulce amor
----------
closet

detrás de cada acto
el impronunciable secreto
se vuela del pecho
o nos enrolla alrededor del cuello

habrá ocasiones tenebrosas
tras los dolores de cualquier Safo
deslizándose como un guante
saltará la carne al cuerpo
y se abrirá al apretón de mano
de lesbo en lesbos

----------
placer

placer tu cara larga es
bocanada algodonosa de niebla
perdurable aliento
valle de plenitud vibratoria
donde se pierde el compás del corazón
en un instante etéreo
desapareces
y reabsorbes la nada de la pupila del cosmos
en perdurable alucinación
llegada a la hora del silbido hecho trueno
nadie sabría decir cómo me devuelvo a ti
en cada respiración extraviada.
------------

en voz baja

el arco de la voz se acuesta a los pies de los dedos
igual de fiel al mestizaje de la mano semántica
brinca minifaldas de pasión el dedo corazón
desempolva bulliciosos indicios el pulgar topográfico
amortiza el índice la claridad enredada en el espejo
disputas en el matronazgo la meñique hambre
?lo que te hace feliz te hace saludable?
------------
de pie a cabeza

muy pocos se aventuran fuera de lo principal
rescatar la descreída extremidad bordada de suspiros
tiempo pedido en cedazo de hotel cómplice
apuesta al talco oscuro de la tarde como plato dulce
ruptura de reposos en extrañas curvas
somos quiénes disputamos la marea del placer
en atracadero de triple filo
deja de día el escaparate montañoso
aúlla el barro aromas de viaje ilegal

dios guarde ese postre

------------------
siesta canicular

retorna al parlanchino aperitivo
la otra mitad del ser vivo
en el enredo rizado del bostezo
intimidado por nuevos métodos
para sustentar amados aullidos
despeinar vestidos o trucos enhiestos
a la hora más zurcida
alcanza cimas insospechadas el éxtasis

al libro abierto de la piel más desdentada
aún le queda corriente submarina
en nudo carnicero precedido de ráfagas
como diría Arnaldo
precisamente
para escarbar en el gozo

---------------
rescate del torso


has sido tan fiel para faltar
al redondeo copioso del liberado deseo
en la beata boca
cuando las cigarras helénicas
vierten escabroso su rumor
se puebla de armados gateos el torso
partirá a la impaciencia
el bocado menos doloroso
para alcanzar el cenit en tus senos

declarar de cara al jardín de bromelias
la mitad amorosa del esqueleto
zona apta para el jangueo de las siluetas
y babeos despanzurrados
sin carencias en el ?Fedro?

después de un comienzo incierto
esperará hasta el ombligo por el cegador destello

---------------
iluminante

en cajón de sastre el salto de ángel
desarraigado en la encañada mejilla del aire
apoltrona el gozo
en las anchas caderas del espejo

hierve desnudo al impulso que no ves
al domesticarse ovillado
en los torturadores muslos
de doble querencia

¿y por qué tanta penumbra en el deseo?
si hay función abierta para la sed toda la noche?

titiritero temblor
sumerges el sopor de remolona mano
bajo las párpados de la frutilla bermeja

lo interesante ?lo realmente valioso-
insistes en el jugoso disimulo de retina garza
a prueba de barullos alargados
en manoseos de marea alba


celebras la limpidez de la cita entre aguaceros
la preñada ofrenda de amante devastado
en mar de lecho saltimbanqui
donde no siempre se está al tanto
de la captura y movimiento
del pulposo péndulo


tanta sed de poseer la deportada espera llega
hecha toda marullos y concha porfiada
desde el balbuceo del niño o el loco

tal vez por eso sea verdad
que el más casto amor
de vez en cuando debe azotarse
---------
retrato del gozo

plantar el milenario gozo
bajo la planta neolítica del corazón
su plancton garantiza la salud
al desamparado sueño.

en esos agujeros profundos de la transparencia
aún no he leído lo suficiente
sobre el milenario sufrimiento del placer
resbalado en espaciosa mirada
de posibilidades

en el bosque frágil de vaso atarantulado
en burdel de primera la amurallada sed
salpica el puntiagudo deseo donde me acuesto

y ladra de amor y desnudeces el recuerdo
se puede decir que aún nos falta mucho por levitarnos
en la luminosa ternura del polvo



mujer que mira la ?Bacanal? de Poussin

no ha encontrado a nadie
en el fondo de sí misma
con elemental ímpetu
combate el mundo que a su alma se presenta
exiliada de las cadenas de voliciones
con tanto espejismo conspirador en la almohada
henchida de sentido la marea del deseo
contrata una y otra vez el mismo paisaje
faunos, silenos, ninfas y sátiros
¡¿qué malabarismo infernal del inconsciente siente
esta mujerzuela para sonreir de tal manera?





levedad del deseo


la rizada levedad del deseo
se arropa de retiros
en cama de posición desecha el sabor saludable
que une a espaldas escalofríos saltimbanquis de ojitos saltones
la circulatoria llamada del tacto callejero
cobra la empírica bestial de la entrada y la salida
¿qué nos toca?
cualquier pretexto transeúnte del hueso
el desparrame en roces desiguales y nuevos
los vítores del gozo en tremendo bocado
justifica el agua fría de manantial
en castillo solitario

Y si llega

el instante en que Ariadna se hace danza
en la razón mancebo de la tarde
cuna en compás de lógica oculta
potencia de brazos torsos y piernas
transformada en áspera ninfa
cabalgando en macho cabrío

y si llega?

hará pasar el cortejo pretérito de la ruptura
y la felicidad hecha norma
en los labios de las divinidades

si llega
o la bestia está más cerca de Dios
o Elena ha cegado a Homero


belia e segarra ramos
De: El libro del gozo


cuadro Salvador Dalí

martes, marzo 24, 2009

No te pierdas La Ciudad de Papel y la literatura




EN LA PUNTA DE LA LENGUA.

15ta temporada

Este viernes 27 de marzo a las 7pm en TUTv canal 6
En la Punta de la Lengua presenta

La Ciudad de Papel y la literatura

PRODUCTORES: Caridad Sorondo Flores y Gil Raldiris Aguayo

6. La ciudad de papel y la literatura… 27 de marzo de 2009


(presentando Bocetos de una ciudad silente con Ana María Fuster, Miguel Marín-Fuster,

y exposición de arte en la Ciudad sobre Papel entrevista a sus artistas desde el Museo de Arte de Caguas)


Fuera de Puerto Rico pueden ver la programación en:

viernes, marzo 20, 2009

Certamen literario anual del PEN Club de Puerto Rico


CONVOCATORIA

Certamen literario anual del PEN Club de Puerto Rico

El PEN Club de Puerto Rico anuncia la convocatoria para su premiación anual de los mejores libros publicados durante el año 2008 en Puerto Rico y de puertorriqueños que viven en el extranjero. Serán consideradas las categorías de: antologías, novela, cuento, poesía, memorias, teatro, ensayo y literatura infantil. Se invita a las editoriales y los autores a enviar sus obras, así como las publicaciones sin editorial y libros artesanales que cumplan con los géneros señalados.

Este Certamen se ha caracterizado a través de la historia como una premiación de excelencia y prestigio literario a los escritores por sus publicaciones. El escritor tiene un sitial en nuestras sociedad que merece ser reconocido. Así, en estos momentos de crisis y violencia, es de vital necesidad premiar la creatividad, la literatura; esas voces que nunca callan, que nos redimen y engrandecen como pueblo.

Como parte las bases se enviarán cuatro ejemplares de cada libro; los cuales deberán estar en poder del PEN Club de Puerto Rico no más tarde del día 30 de junio de 2009 y/o matasellos con esta fecha. Podrán optar al Concurso los escritores puertorriqueños, escritores puertorriqueños que residan en el extranjero o extranjeros permanentemente domiciliados en Puerto Rico.


Recordamos que ésta es una premiación a obras publicadas, favor de no enviar manuscritos inéditos. Además les notificamos que cada género literario contará con un jurado autónomo para velar por la integridad de la evaluación. La junta del PEN Club de Puerto Rico, por la pureza del proceso, decidió por unanimidad auto-inhibirse de participar en todo certamen del PEN mientras ejerzan sus cargos, ya que muchos de sus miembros han publicado libros en el 2008.

Los libros deberán ser enviados a la dirección siguiente:

PEN Club de Puerto Rico
6 Mariano Ramirez Bages, Apt 4B
San Juan, Puerto Rico 00907

Los ganadores serán anunciados mediante comunicado de prensa. La ceremonia de entrega de los premios será en diciembre del año en curso.

Anunciamos que están abiertas las inscripciones para la membresía del PEN Club de Puerto Rico (no es obligatoria para participar en este certamen).

Para más información comunicarse con:

Mairym Cruz-Bernall
Presidenta, PEN Club de Puerto Rico
mairymbc@yahoo.com

Ana María Fuster
Secretaria del PEN Club de Puerto Rico
fusterlavin@gmail.com

787-307-4066

suscripciones PEN CLUB DE PUERTO RICO



PEN CLUB DE PUERTO RICO

Suscrito al International PEN Club


…porque una isla es siempre la posibilidad de un barco

edwin reyes


Creemos que los escritores pueden tener una función crucial en el cambio y el desarrollo de la sociedad civil. Lo hacemos mediante la promoción de la literatura, las campañas internacionales sobre temas como la traducción y la libertad de expresión, y al mejorar el acceso a la literatura a nivel regional, nacional e internacional.


Nuestra membresía está abierta a todos los escritores publicados que se suscriban al Acta Constitutiva de PEN, independientemente de su nacionalidad, idioma, raza, color o religión. PEN Internacional es una organización apolítica y cuenta con un estatus consultivo especial en la UNESCO y en las Naciones Unidas.


PEN PUERTO RICO

Cuota: Membresía anual $50. Dólares Estudiantes $25. Dólares


Requisito: Ser un autor publicado con por lo menos un título en literatura.


NOMBRE:_______________________

DIRECCION:________________________________________________

___________________________________________________



EMAIL: _________________________

TELEFONO:_____________________

CELULAR: ______________________


Enviar su suscripción a:

PEN CLUB DE PUERTO RICO

Kings Court 53,

Apt. 1 A

San Juan, Puerto Rico 00911

Info: 939.645.7027
787.307.4066

Conversación sobre el libro La belleza bruta


Actividad: Conversación sobre el libro La belleza bruta


Fecha: jueves 26 de marzo de 2009


Hora: 7 p.m.


Lugar: Librería Isla,


Paseo De Diego #15 Altos,


esquina calle

Brumbaugh, Río Piedras


Moderador: Jorge David Capiello-Ortiz, autor de
Comunión antropoética y Casquillos.

domingo, marzo 15, 2009

Recordando a nuestra pequeña Elena, a tres años... El alma en fuga, parte 6

Botella 20

El camino se acorta a través de un abismo de cristal,
son tan frágiles las distancias…

Cualquier horizonte es incierto,
la sangre y la ceniza de otra esperanza
para una isla que implora:
despierten, despierten…

y no hay lucha si el suero contiene calmantes;
si sus hijos vacacionan ideales,
todo es ruido
en el abono anémico de un plato principal para la última cena.

Sí, tenemos hambre.
Puedo ser una madre que se desvela
y grita tierra.

Despierten, despierten que va llegando la señal
mi vientre quizás ya parió vidas y muertes,
como es costumbre, retorno siempre a la espera

y es que volverá a llover.

Cuando el ruido cesa, los ideales retoñan,
pronto las distancias podrían ser abrazos…

Botella 21


A lo lejos un cementerio de historias olvidadas, recuerdo de cenizas, en que una espera vivida, nos aleja y atrae. Todavía el aroma de los sueños nos puede iluminar…

Sólo tenemos que leernos, releernos e inventarnos.

Botella 22

El luto devela un sol oscuro,
los recuerdos quedan incinerados,
las pisadas se acercan a la soledad del poeta,
se deshoja otro calendario
y vuelve a girar el reloj de los sueños.
Mi espejo refleja la otredad
y arrojo palabras al viento.

Ahora duermo atardeceres
y el exilio se deshoja…



Botella 23

Amanecí desnuda
los recuerdos así como losmiedos danzan en el aire;
no estoy sola,
mi vientre cicatriza
mientras despierto
cuerpo a cuerpo
al calor de la vida
no grito dolores,
gimo deseos y esperanzas.

A mi lado, al tuyo,
vivimos la película del mundo,
giramos sobre el eje concéntrico de mis laberintos
nos ungimos de sudores,
piel a piel, sangre de versos.

Duermes sobre el silencio de mi pecho
ese suave trago de nuestras sombras
donde somos actores, poetas o mimos,
desmaquillando cualquier convención traicionera.

Soñamos la libertad del caminante
pisadas serenas, seguras, sobre la locura del destino
lejanas a las tempestades del tiempo.
Nuestro reloj reposa sobre besos
mis labios se queman en tus dedos
mis manos se consumen en palabras.

Despiertas,
el puerto se acerca
y la función por comenzar…

Botella 24


¿A qué temes? No enclaustres la voz de los versos; el miedo se deslumbra ante un milagro de encuentros.
Con ansias locas de descubrir el horizonte, el cielo o el infierno, tú y yo, vampiros de silencios, así como amantes del instante preciso de la creación, besamos el cuerpo desnudo de la palabra. Las pisadas se humedecen.
Una lluvia de esperanzas evade siempre cualquier estrategia climatológica.

Ana María Fuster

viernes, marzo 13, 2009

escritor invitado Rey Emmanuel Andújar-El último habitante


(publicado en el semanario Claridad, marzo 2009)


el último habitante

Cuento

Rey Emmanuel Andújar


http://claridadpuertorico.com/content/view/403587/32/

El último habitante del planetamiró al espejo y encontró su carapalpó la superficie con un dedoy la sintió brillar.

Mastretta 1. el ahora o nunca
La mujer, guiada por una sospecha, pasó toda la noche afinando el dispositivo. Rompiendo la madrugada llegó el esposo, entregando en cada sentido la descarga de desprecio como quien da un cigarro. Saniela no medió palabras y le sonó una tabaná en forma, mano volteada y todo. Sólo le quedó llevarse las manos a la boca al ver el hilillo de sangre bajar por la nariz del hombre.
Saulo Fonalleda se acarició el pecho encontrando cigarrillos. Eligió algunas palabras prescindibles para organizar una respuesta violenta. Recorrió la vista por el living de showroom, se detuvo en el bombilleo del árbol. Elaboró la frase, la dejó reposar un poco en la comisura; y disparó:
“Tú no sirves ni para los perros.”
2. diosmío, por qué nos has abandonado
Saniela saboreó un poco el insulto; “A qué se atreverá ahora”, se decía mirando al energúmeno quien, ayudado por la borrachera, le arruinaba la alfombra de cenizas. Él reparaba en ella sin tregua: el cuerpo todavía firme pero camino al declive; imposible ya, gracias a la distancia definitiva impuesta por el tedio que se les fue aglomerando como interés de amex y por el Dr. Fornieri: el hombre que para ella era la última cocacola del desierto.
Saulo consideró un último trago. Saniela reaccionó con un paso atrás; “Ahora me mata.” Ahora nada: la ignoró como a catálogo de supermercado. El hombre se sirvió el trago de ron ofendido por el recuerdo de las inevitables fotografías: Marruecos; el mochileo en Positano; aquel otoño en San Francisco… Todo ese pasado sostenido en la nevera por sonrisas imantadas. Tanto abrazo. Tanti auguri. Tanto futuro por delante desecho una tarde caliente en la que el hombre abrió ese e-mail que no era para él.
3. el adiósEl ruido del vaso rompiéndose en el fregadero sacó a la mujer del arrebato y la dejó enmudecida, agrietándose. Los dedos adoloridos –se había pasado toda la noche apretando, ajustando el dispositivo– jugaban a quitar y poner los anillos: el de la universidad, ingeniería mecánica, Maestría en resistencia, desarrollo y manejo de materiales; los de matrimonio: la simple banda de platino y la exquisita piedra incrustada. Dio un paso hacia delante, sorprendida de que su cuerpo, que hasta hace poco la había traicionado, reaccionaba ahora al ver la mano del hombre bañada en sangre. Podría decirse que el flujo de la noche ya no se detendría nunca.
Saniela buscó lo indispensable: la billetera y alguna bufanda. Forzada por la costumbre pensó en llaves pero recordó que no las necesitaría jamás ni nunca. El chirrido de la puerta anunció el adiós. Saulo se asomó al pasillo y confirmó la ausencia de la mujer. Estaba solo, al fin.
Puso un disco a todo jendel y bailó hasta llegar al baño. Eufórico, reparó en la blanca e inmaculada profundidad del inodoro. Se acabó el arrodillarse o sentarse. “El último habitante del planeta/ contó el dinero y se tomó su tiempo.” Separó las piernas sonrientes. Apuntó el chorro. Ejecutó.
La mujer no había bajado aún las escaleras. Se quedó tarareando la canción frente a la verde inmensidad de la puerta que, como el dolor, se le venía irremediablemente encima. Se repasó las manos apenadas por el esfuerzo, recordando la frase hiriente; pensando en la dignidad que tuvo que buscar para tragársela. “Y pensó/ ¿quién será/ tan feliz/ como yo?/ Mira el mundo a mis pies/ para mí/ porque sí.”
Adentro Saulo orinaba libremente, como inaugurando la soltería. Concentró el néctar de la victoria por los bordes, salpicando todo entre el llanto y la risa. Con el eructo haló la cadena. Primero sintió un daño brillante, luego un chillido que recorrió toda la casa hasta llegar a la puerta. El primer reflejo de la mujer fue entrar en su ayuda. Se palpó de llaves pero fue inútil. Escuchó el claxon del Dr. Fornieri llamándola: el vuelo salía en par de horas. Todo tiempo por pasado fue peor.
Los dedos húmedos de Saulo habrían activado el dispositivo de afiladas cuchillas que le cercenaron en limpio las rodillas. Saniela besó con mucha fuerza al Dr. Fornieri, pensando en el ex desangrándose en la inmundicia del inmenso baño con otro insulto atravesado en la garganta.


Leiden – Miami Febrero 2009
El autor ha publicado, entre otros títulos, El factor carne.


en la foto Rey Andújar y Miguel

Leerle a los niños es enseñarles a amar los sueños....


para

mi hijo Miguel con amor, niño duende y compañero de la vida

y Elena en el recuerdo....

Ladrón de colores

Colores, colores,
ladrón de colores.
Se roba el rojo,
esconde el azul.


Una niña que llora,
el duende que busca,
la hada pregunta
qué haces tú.


Busco la cuica
colores, canciones
y hasta la risa
que él ladrón se robó.


Mis niños no lloren
la hada nos dice:
busquen al duende,
el ladrón de colores.



Violeta de rosa
camino de flores
un arco iris:
verde de menta,
azul del cielo,
amarillo del sol,
naranja muy dulce
y rojo la flor
colores, mi hada,
encontré los colores.


Ana María Fuster

La leyenda del primer arco iris.

Hace mucho mucho tiempo había una pequeña isla en el Océano Pacífico llamada Tumbuchú. Los habitantes se llamaban tumbis. Ellos trabajaban juntos y se ayudaban en todas las tareas de la comunidad. Unos sembraban vegetales y frutas para comer. Otros construían las casas con ramas y madera. Algunos conocían el arte de extraer el aroma de las flores.
Los niños estudiaban la naturaleza, los ciclos del año, la historia de sus antecesores y los trabajos de los adultos para cuando les llegara el momento. Los maestros eran los abuelos de Tumbuchú. Las abuelas también enseñaban a las niñas sobre magia y la interpretación de los sueños. En las tardes, los niños corrían y jugaban por los campos. Sólo tenían prohibido ir al otro lado de la montaña Lakipú.
—Son unos miedosos. No se atreven ir a Lakipú.—Dijo Chompi a Maquita y Tembí. Chompi era un niño muy travieso y aventurero.
—Sabes que no debemos ir. Los maestros lo tienen prohibido.—Contesto Maquita. Ella era una niña pequeña y nunca se separaba de su hermano mayor Tembí.
—Maquita tiene razón.—Dijo Tembí a Chompi y sonrió a su hermana. Chompi era su amigo, pero a veces lo metía en problemas. ¡Y qué problemas! Ya habían estado castigados en varias ocasiones a causa de sus travesuras. Aún así, era el amigo favorito de los hermanos, porque en el fondo era bueno.
—No pasa nada. Dicen que al otro lado hay unas flores maravillosas de muchos colores.–—Dijo Chompi.
—¡Las flores son amarillas en Tumbuchú! ¡Flores de colores! ¡Qué bonito!—Exclamó Maquita brincando y aplaudiendo con mucha emoción.
—No lo piensen. ¡Vamos!—Repitió Chompi.
—Pienso que no debemos. Los mayores nos van a regañar.—Dijo Tembí. —No es correcto ir al lugar prohibido.— Tembí trató de detenerlos, pero ya Maquita corría tras Chompi.
—Yo iré.—Dijo Chompi y comenzó a correr junto a Maquita hacia la montaña.
—¡Hermanita, no vayas!—Gritó Tembí. También corrió
Los tres niños llegaron al lugar prohibido. ¡Qué gran descubrimiento hicieron! Las flores eran azules, verdes, violetas, rojas, amarillas y anaranjadas. Maquita cogió una flor violeta. Tembí contaba todos los colores. Chompi olía las flores cerca del río. Nunca habían visto tantas mariposas danzando por el campo. Ellos estaban tan emocionados, que no se dieron cuenta de ya que se hacía tarde. Regresaron a la aldea después de la cena. Anochecía.
—¿Dónde estaban? Sus padres están muy preocupados.——Dijo el viejo Chantú a los tres niños. Él era el maestro principal y el sabio del principal de Tumbuchú. Los tumbis lo respetaban.
—Jugamos mucho. Nos quedamos dormidos cerca del río y se nos hizo tarde. —Contestó Chompi. Tembí y Maquita estaban asustados, pero no hablaron y se fueron a sus casas.
Al día siguiente todas las flores del poblado estaban negras y marchitas. Las frutas y vegetales también se habían dañado. El río estaba seco. El viejo Chantú llamó a todos los tumbis. Los habitantes estaban muy tristes.
—Queridos tumbis. Han desobedecido nuestras leyes. Alguien pasó al otro lado de la montaña. Huele a mentira en el aire.—dijo Chantú. Tembí y Maquita bajaron la cabeza.
—¿Dónde estaban en la tarde?—Le preguntó la mamá a Maquita.
—Nos quedamos dormidos con Chompi.—Dijo Maquita.
—¿Qué comeremos ahora? Las plantas están muriendo.—Dijo la mamá y empezó a llorar.
—Nos queda poca comida. —Dijo el papá.
Esa mañana había mucho silencio. Los niños fueron a estudiar como todos los días. Tembí no pudo comer su merienda. Maquita no se atrevió a jugar con sus compañeras. En la tarde cogieron valor y decidieron hablar con el travieso amiguito.
—Chompi no debiste mentir.—Dijo Tembí.
—Tú tampoco dijiste la verdad. Maquita también mintió.—Dijo Chompi.
Maquita comenzó a llorar. Tembí la abrazó. Esa noche antes de acostarse Maquita y Tembí decidieron hablar con sus papás.
—Mamá, perdón.—Dijo la niña. Maquita cogió la mano de su hermano.
—Padres, nosotros mentimos. Maquita, Chompi y yo fuimos al lugar prohibido.—Dijo Tembí. El viejo Chantú entró a la casa de los niños. Llevaba un poco de agua y una jarra de barro.
—¡Chantú! Nosotros somos malos. Fuimos al sitio perdido. Había muchas flores de colores. Nunca las habíamos visto. Te mentimos.—Dijo Maquita. La niña comenzó a llorar. El viejo Chantú sonrió y tocó la frente de los dos niños.
—Gracias mis niños. —les dijo Chantú y se despidió de la familia.

Al día siguiente había un hermoso arco iris sobre toda la isla de Tumbuchú. Tan grande y hermoso que los colores se reflejaban en toda la tierra. Era el primer arco iris.
Los tumbis miraban sorprendidos y felices. Comenzó a llover.
—¡Que maravilla! Las flores tienen colores.—Gritó Maquita.
—Las frutas están creciendo. La verdad es la llave de este milagro. Hoy es un gran para los tumbis.—Dijo el viejo Chantú.
La comida no volvió a faltar. Las flores eran de muchos colores y ricos perfumes. Celebraron todos juntos el milagro de los colores. El respeto a los demás, a las leyes del pueblo y la verdad reinaron en Tumbuchú. Desde ese día todos vivieron felices.

Ana María Fuster

Foto del periódico Claridad, festival 2009, Tarima Estrella

miércoles, marzo 11, 2009

Recordando a nuestra pequeña Elena, a tres años... El alma en fuga, parte 5


Botella 16


Las sombras del viento pueden ungirnos con misterios y revelaciones. ¿Cuál es el secreto?
si la meta es infinita,
así como nosotros…

¿Viaja igual el mensaje en una botella de vino
o en una caneca de ron?
¿de un beso o un abrazo?

La isla a través de aquella ventana nos espera…

Nos reafirmamos en cada búsqueda
y en cada encuentro.

En fin, un principio no puede ser desahuciado

cuando de las manos brotan versos.
-------------

Botella 17

¿Te fuiste?
La ventana fue clausurada.

Aprendí que las dosis de calmantes son el ojo del huracán o, quizás, un carnaval de pisadas.

Un semáforo intermitente indica el génesis de las sombras, pero el exilio pagó su factura:

Los cuerpos suelen desprenderse, como si la vida pendiera de un cordón, o un lazo de plata que une el alma a los sueños, momento en que las esperanzas pueden experimentar el abismo, la angustia

…y el dolor es tan intenso que la ceguera coagula ese instante.

…y es que duele tanto que la sangre son las lágrimas de una madre con su vientre desgarrado, abandonado, vacío, y la nada grita desesperadamente por morfina, pero será inútil.
Hasta que llegue otro verso a fecundar palabras de sueños y pueda volar nuevamente,
…llegar a ese puerto.

Esperaremos...

--------------
Botella 18

Cenizas, todo un cuerpo puede caber en una bolsita de plástico, un zip lock para un poema urbano, una cajita de cristal para versos de amor, y puedo escribir los versos más tristes esta noche; por ejemplo las estrellas lagrimean al abandono de mi vientre y la muerte desgarró la noche de silencios, pero Neruda no puede consolarnos, tenemos que nacer de otro poema
y el poeta lo sabía.

Somos polvo al viento, el aire puede asfixiarnos y seguimos a la deriva, porque la carne cabe en puñados sobre un escritorio de madera, porque no importa cuánto lloremos, pues aún estamos solos, nos hemos abandonado. Los periódicos siguen profanando la sangre de un pueblo que no encuentra su hogar,
Una isla negra debe buscar la luz, pero titubea y no lo hace…
Arena, polvo, cenizas, un minúsculo granito de oro, aún así esperaré…

-----------------

Botella 19

Mi vientre adelgaza,
se marchitó otro recuerdo
la bitácora, como la vida, agota sus palabras.

Al menos,
un ruiseñor canta los sueños del campanario.

Todavía podemos regresar.

Ana María Fuster

cuadro de J. Pollock

martes, marzo 10, 2009

Recordando a nuestra pequeña Elena, a tres años... El alma en fuga, parte 4


Botella 12


Vértigo.

Aire.

El fuego se extingue.

Mi vientre gime,
Escuchamos a una niña-sombra:
que grita, gruñe, garabatea nadas;
vimos cómo abre la ventana de los sueños
mientras jugaba con el temblor de la esperanza.

Las muertes liberan el color de la palabra,
bajo una hoja verde,
verde que te quiero verde,
verde afrodita
esperando aquel verdor de la sangre tinta.

Aún no es momento de despertar,
Mientras, nos llueven sombras

y se evaporan…


------------------

Botella 13

La lluvia aligera.
El poema sigue su rumbo,
como quien amanece bajo la sombra de otro calendario.

No hubo fronteras
tampoco verdugos
tan sólo los días se van sumando
uno tras otro tras otro.

También se suman otros calendarios
esas muertes;
que viven, sienten,
se alimentan de guerras infinitas;

mi vientre también cobija una muerte por llegar
una puta me cobra los segundos
mientras me hace el amor de los suspiros,
y me desangro lentamente

sólo necesito tiempo
para seguir peregrinando hacia la palabra.


---------------------

Botella 14

Giramos en el tiempo como alas hacia el poema
fecundamos misterios cristalinos;
mientras las palabras invaden una hoja desnuda en su azul,
el polvo de luna invade antiguas soledades:

el camino de seda es otro sueño amanecido
de olas acariciando destinos
al aire así como al fuego.

Sí, se acercan los destinos…
y el alma contempla su verdad
las piedras ya cicatrizaron a fuerza de versos
y una niña brinca su cuica sobre el cofre de palabras;

seguimos esperando desde una isla silente
a que el mensaje llegue a puerto…

-----------------

Botella 15

A través de la ventana se alarga el camino,
el horizonte deshoja pétalos grises.

Quizás sean los párpados de los seres sin rostro,
ojos urbanos que peregrinan en sus pisadas.
desde una isla insomne de luchas gime seres malditos,
el vaivén de las cadenas fragmenta sueños
y aquellos que no gritan, sólo duermen…

Me desvelo
de cosquillas en el vientre,
y sonrisas en el espejo.

Muerdo la manzana,
un búho vuela hacia mi hombro.
Allí, al otro lado del cristal
un árbol peregrina sombras sobre mi cuerpo ausente.

No desespero,
he aprendido a esperar,
el sabor de la esperanza degusta libertades futuras
mi niña lo sabe,
arrulla mensajes cautivos entre palabras encharcadas
así, como secretean las luces de la ciudad:

un gorrión amanecerá sobre mis pies,
la identidad volverá a sus rostros,
y ambas sonreímos.

Comienza a abrirse el libro

y las palabras arribarán al puerto.


Ana María Fuster



cuadro de Michael Heizer

lunes, marzo 09, 2009

Jueves 19 de marzo--Acá Abajo Vive Gente--7pm Librería Isla

Recordando a nuestra pequeña Elena, a tres años... El alma en fuga, parte 3


Botella 8

¿Nadie acompaña mi soledad? ¿Mi silencio quedará perpetuado tras el corcho de la nada?
Estuve sonámbula de pequeñas muertes … Unas, polvo de luna; otras, sangre, hiel y néctar corporal.
Esas verdades, como un bostezo de vida y muerte, necesarias para escoger el desayuno: café y pan tostado bajo mi sombra, luego un vino para calmar el alma y pasearnos tomadas de la mano.

un espejo y la palabra …

------------------

Botella 9

La isla desierta se llenó
con tu mirada ciega
y mi sangre,
es la sombra de mi cuerpo poseído de nueve lunas.

Truena la luna y se torna rosácea.

¿Habrá tormenta?

-------------------------
Botella 10


Mi niña llora
ya se apaga la luz de su horizonte
pero aún me busca en el desierto de las sombras…

La rama de un sueño,
oculta el destierro de la palabra.
y otro mensaje se acurruca bajo el árbol de la vida.


Sigue lloviendo.
el camino ha quedado crucificado de pisadas.


Los dioses se han fatigado de soledades
pero mi niña sigue llorando

No llores
te pintaré un arco iris
en otro libro.

-------------------

Botella 11

Otra botella navega sobre la voz muda del abismo;
el faro se va fundiendo,
lejos la luz que ya no es.

Aquí, mi cama se desierta de niebla,
mis manos se abandonan en llantos
sobre un libro de milagros;

me reclaman libertades inconclusas:

y un mensaje se deshoja en el capullo del nunca jamás.

Desde mi vientre clausurado,
la vida naufraga.


Ana María Fuster


cuadro de Yves Klein

Desde El Listín Diario reseña Dos islas y una misma palabra




LITERATURA
Dos islas y una misma palabra
Alexéi Tellerías - 3/7/2009


NUEVE POETAS DE DISTINTAS GENERACIONES,REPRESENTANDO A PUERTO RICO, REPÚBLICA DOMINICANA Y LA COMUNIDAD CRIOLLA EN LA ISLA DEL ENCANTO PARTICIPARON DEL RECITAL

La sala de arte “B” del edificio Baralt de la Universidad del Sagrado Corazón, en Puerto Rico, fue testigo de este abrazo poético que se piensa reeditar el próximo año en Santo Domingo con la participación de Cuba.

SAN JUAN, PUERTO RICO.- Sencillamente agreste y desolado. Los versos de “Hay un país en el mundo” retumban en la sala de artes “B” del edificio Baralt de la Universidad Sagrado Corazón en Santurce.

En el corazón del condado que ha acogido a un gran porcentaje de la comunidad dominicana en Puerto Rico, Mairym Cruz-Bernal, presidenta del PEN Club de la isla vecina, daba la bienvenida recitando cómo el poeta nacional veía su país a través de los versos. La fecha tenía tintes de magia: viernes 13, y además era víspera de San Valentín. Pero esto no fue óbice para que un grupo amplio de amantes de la poesía y poetas se diesen cita a este encuentro con la historia: el encuentro de las generaciones y las islas.

Alberto Martínez Márquez, Zuleika Pagán, Elizam Escobar y Maribel R. Ortíz conformaban la delegación puertorriqueña del recital “Entre mares: dos islas una palabra”, que se convirtió en un abrazo poético entre dos islas que comparten mucho más allá del cielo, los vientos y el Atlántico. Junto a ellos, Miguel Angel Fornerín, Eugenio García Cuevas y Carlos Roberto Gómez, como representantes de la diáspora dominicana en la isla.

Gómez es editor del sello independiente Isla Negra, y responsable indirecto de los encuentros entre escritores puertorriqueños y dominicanos en las distintas ediciones de la Feria Internacional del Libro de Santo Domingo.

Por República Dominicana estaban presentes Basilio Belliard y Alexéi Tellerías.
Belliard aprovecharía la oportunidad para presentar al día siguiente en la librería La Tertulia de Viejo San Juan la más reciente edición de País Cultural, la revista literaria especializada de la secretaría de Cultura, que corre bajo su dirección.

Cada participante abordó al público a su estilo.

Era una noche libre, como bien había dicho Ana María Fuster, secretaria del PEN, al hacer la presentación.

Zuleika brilló por el poder erótico de su poesía, al igual que las ironías de Martinez Marquez.

domingo, marzo 08, 2009

Recordando a nuestra pequeña Elena, a tres años... El alma en fuga, parte 2




Botella 4




Descorchamos otro libro,
de sueños perdidos
de duelos de alas
y perdemos el miedo a volar.

La muerte columpia corbatas y zapatos de tacón
y la noche se reinventa en su voz de luna.

Finalmente amanece,
el cautivo desentierra sus versos,
no hay muertes después de la última muerte.

Se revela otro código:
la “vida secreta de las palabras”
se esconde tras los silencios.


Botella 5

¿Vidas secretas?
Las palabras enclaustradas enmudecen,
son polillas penetrando los libros olvidados.
también enmudecen las murallas de esta ciudad.


Botella 6

Las sombras ensordecen
como el dardo a la mentira.

Se acerca el milagro,
silencia sonidos soeces,
suspira susurros cristalinos,
mientras,
una sonrisa murmura secretos;
la palabra se revela:
profesión, desconocida,
pero aún la escucho.

Versando navegamos
y nos multiplicamos.

Me inclino ante otra botella,
no es el momento de abrirla,
se ilumina un nuevo destino.


Guardaré mis alas,
hasta el próximo puerto…


Botella 7


Mar adentro,
mar silente,
como cuna de almas;
en una botella viaja la palabra dormida
y las sirenas secretean un misterio:
fue un silencio los dolores...

Iniciamos la sinfonía de los versos:
hombres y mujeres por nacer
también la muerte se hace esperanza

y palabra.

Ana María Fuster

cuadro de Kandinsky

sábado, marzo 07, 2009

Recordando a nuestra pequeña Elena, a tres años... El alma en fuga, parte 1


El 17 de marzo se cumplen 3 años del nacimiento y partida de mi pequeña Elena, solo estuvo algún minuto entre nosotros, pero siempre te llevamos en el corazón, mi pequeña hadita, el duende tampoco te olvida... Este poemario El alma en fuga, lo escribí entre febrero y abril de 2006....

El Alma en fuga
bitácora de un exilio


a mis hijos Miguel y Elena

Parte I

“Pongo estos seis versos en mi botella al mar
con el secreto designio de que algún día
llegue a una playa casi desierta
y un niño la encuentre y la destape
y en lugar de versos extraiga piedritas
y socorros y alertas y caracoles”
Mario Benedetti, Botella al mar


"Cuando no puedes escapar, aprendes a llorar riendo"
Ramón Sampedro

-----------
El alma en fuga

“Todo estático,
menos la sangre mía y la voz mía,
y el recuerdo volando.”
Julia de Burgos,
Velas sobre un recuerdo.


Inicio mi exilio,
acurrucada entre mil recuerdos
mi vientre y la luna,
la soledad y los sonidos del silencio:
todos son relativos a la luz.

Avanzo despacio,
sin desiertos ni avenidas
las calles se abandonan a mi paso;
mi geografía sigue encadenada a la oferta y la demanda.

La muerte está lejana, tampoco la temo;
mis manos sobreviven descaradas de palabras
y desde otro naufragio de lunas recojo las letras
pues siempre hay rastros de poesía
hasta en el instante de la huida.

Selene, hambrienta deseos apalabrados,
busca la luz de otros tiempos, o ¿del nuestro?,
la flor de un calendario, o un nuevo mapa,
tan sólo arranca pétalo a pétalo hasta la última hoja.

Allá en la cercana lejanía
un volcán incinera las pesadillas,
mientras el faro marca el horizonte;
queda un mes para decir si hay vida o retorno
allí donde el sol sorprende a la soledad
hasta deshojarla de miedos
cuando el capullo se abra ante el milagro del niño que ya es hombre,
se asome al mar, hidrate sus labios
y pueda gritar versos sin cadenas
el amor del poeta
un parto de gorriones
o la libertad de una isla.

-----------

Desde el desierto de las sombras


Estoy en el desierto de las sombras:
aquí, la muerte serena tomó café junto a mi reflejo,
una niña observa,
sólo queda la dorada huella de sus pies sin cuerpo
desde su boca de lágrimas navega el mar de los exilios.
Creí soñar con su mirada,
con sus manos al cielo, tan pequeñas,
que acurrucaron mis dolores y sonreían en mi aliento
danzar quise junto a su recuerdo,
pero, como siempre, huye.

Aquí, la noche es una ventana hacia el abismo.
Me asomo, me falta el aire
y un abandono de silencios duele en el alma
y la venganza es un eclipse de miedos deshabitados
Sigo aquí, aunque la soledad me hace el amor cada mañana...
no tengo miedo,
los minutos me aman en las noches.

Mi diario sobrevive con arena y versos ajenos;
secretos de nuevas risas, espejos y caricias.
Pero a página llega a su fin,
y pretendo morir bajo el árbol de su nombre de niña perdida
porque talaron hasta la última primavera de una ciudad sin cuerpos.

Recuperé la voz en el desierto de las sombras
fue tarde, demasiado tarde…
Mis palabras peregrinaron tras las huellas de sus ojos,
respiró el aire de mi sombra alejada en otro eco
y es que el tiempo jugó a la ruleta con un pirata,
muriendo sangres de manantiales deshidratados
y así como el poeta, tampoco me quedan muertes para nacer,
sólo unas cuantas botellas vacías y la espera…
-----------

Botella 1

Puedo huir del vacío
de los días sin rostro
las calles anónimas,
o de un manual de mentiras encadenadas.

Navego hacia mi silencio.
la soledad comienza a oscurecer

y la palabra ilumina mi sombra.

--------------

Botella 2

La noche ilumina otro verso; oculta la sombra de los miedos. Como una carrera de hormigas locas, la palabra fluye se inventa y reinventa, se sumerge y emigra a través de una botella que navega por los mares del tiempo…
Siempre podemos ser infinitos.
---------------

Botella 3


La palabra se liberó,
las cadenas llovieron alas
y aquella lágrima distante besó un arco iris.

Pudimos cobijarnos bajo el árbol de la vida,
renacer de nuestra luz propia.

El escribiente sonríe.

Una noche es clave de nuestra eternidad.

¿Amanece?



Ana María Fuster

En el día internacional de la mujer

miércoles, marzo 04, 2009

Cuarta Llamada... Numero equivocado (haikus)


X

Cuerpo tras cuerpo
Número desbloqueado
Fetiche y gruta


XI

Nueva víctima
Estoy hambrienta de piel
Marco tu sangre

XII

Peligro oculto
Muerte pequeña al oído
All access denied…

anamariafuster



cuadro de Edgar Degas

lunes, marzo 02, 2009

Tercera Llamada... Numero equivocado (haikus)

VII

Encuentro casual
Empendulada en dedos
Y marca otra vez.

VIII

Un sim card lleno
Orgamos prefijados:
Fluido y palabras

IX

Las_siluetas.org
deseos revenidos.com
org-com-morimos…

anamaríafuster

domingo, marzo 01, 2009

Segunda Llamada... Numero equivocado (haikus)



IV

Tu voz muda
mi pubis (per)versando:
select ringtone.

V
First text message:
Me envampiro desnuda;
La sangre llama…

VI
(él)


Respondo, sangre
Desgarrado de mujer
Lacto piel a piel...

anamariafuster