miércoles, noviembre 15, 2023

Obra literaria Ana María Fuster Lavín 2023


 

Ana María Fuster Lavín.

San Juan, Puerto Rico, 1967. Graduada de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Escritora, editora, correctora de textos y correctora legal (en el Tribunal Supremo de Puerto Rico), redactora de textos escolares y columnista de prensa cultural, también fue maestra de español y de música. Ha recibido diversos premios en los géneros de ensayo, cuento, microcuento y poesía. Su canal literario de YouTube es Mariposas Negras y su blog http://bocetosdeselene.blogspot.com/. Ha participado presencialmente en lecturas y performance de narrativa y poesía en Puerto Rico, México, España, Estados Unidos, Portugal y República Dominicana (además, virtualmente en distintos países). Su obra aparece publicada en diversas revistas y antologías en Puerto Rico e internacionalmente con traducciones al francés, portugués, italiano, inglés.

 Libros de cuentos:

 Verdades caprichosas (Ed. de autor, 2001), Mención de honor Instituto de Literatura Puertorriqueña; 

Réquiem (Isla Negra, 2005), 2do Lugar PEN Club Puerto Rico; 

Leyendas de misterio (Alfaguara Infantil, 2006); 

Bocetos de una ciudad silente (Isla Negra, 2007); 

Callejón de los gatos (Isla Negra, 2022).

Poemarios: 

El libro de las sombras (Isla Negra, 2006), Mención de honor Instituto de Literatura Puertorriqueña; 

El cuerpo del delito (Diosa Blanca, 2009);

 El Eróscopo: daños colaterales de la poesía (Isla Negra, 2010); 

Tras la sombra de la Luna (Casa de los Poetas, 2011); 

Última estación, Necrópolis (Aguadulce, 2018), 

Al otro lado, el puente (Isla Negra, 2018);

 Muro azul silencio (Letras salvajes, 2022),

  Cicatrices de la memoria (Isla Negra, 2023).

Novelas: 

(In)somnio (Isla Negra, 2012), 

Mariposas negras (Isla Negra, 2016).

Libros de Microcuentos: 

Carnaval de sangre (EDP University, 2015); 

[Cuestión de género], Carnaval de sangre 2 (EDP University, 2019) Premio Nacional del PEN Internacional de Puerto Rico 

La marejada de los muertos y otras pandemias (Sangrefría, 2020), Premio Nacional del PEN Internacional de Puerto Rico.


jueves, octubre 12, 2023

Reseña de Cicatrices de la memoria por Lala González Rodríguez


 Gracias a la querida poeta puertorriqueña Lala González-Rodríguez por su hermosa reseña del poemario Cicatrices de la memoria:




"Cicatrices de la memoria; un canto a la melancolía

Por: Lala González Rodríguez 


Sentada en mi sala con una taza de café, termino de releer Cicatrices de la memoria, de la prolífica escritora puertorriqueña Ana Maria Fuster Lavin . No he cerrado bien el libro pues aún siento en mi piel cada golpe de melancolía trazado por el alma de la autora, es como si sus cicatrices emergieran en mi piel. Estos cuarenta y ocho poemas divididos en tres partes son un canto a la melancolía en todas sus dimensiones.

Este maravilloso libro es un manifiesto al existencialismo. Las preguntas no contestadas de la poeta me llevan a cuestionarme: ¿soy? ¿fui? ¿seré?. Me llevan a cuestionar mis propias grietas/dolores/ausencias. Es verme en ese espejo roto de su propia existencia. 

Ana María nos tiene acostumbrados a su vulnerabilidad, este nostálgico poemario no es la excepción. La poeta tiene una forma única de abrirse a sus lectores. Ella mira de frente a la vida/muerte sin temores y deja plasmada cada palabra de manera mágica y magistral llevándonos al nirvana. 

Cicatrices de la memoria es un libro que habrá de cambiar la manera de ver/vivir la nostalgia. Está plasmado de figuras sensoriales muy bien logradas y sus metáforas son impresionantes. Indiscutiblemente es una joya literaria que no debe faltar en ninguna mesa de noche."


Pd. poemario disponible en algunas librerías de Puerto Rico, en www.islanegra.com o escribiendo a  fusterlavin@gmail.com

Último viaje, poema


 

miércoles, mayo 31, 2023

Horror cotidiano y el inframundo sobrenatural Reseña Callejón de los Gatos


 Callejón de los gatos

Ana Maria Fuster Lavin 

Isla Negra Editores, 2022

Horror cotidiano y el inframundo sobrenatural

por Gloria María Toro Agrait "Getea"

publicado en FB 

"Callejón de los gatos es mucho más que el título de un libro que contiene 19 cuentos. La autora nos lleva con sus palabras entre el horror cotidiano y el inframundo sobrenatural de forma tal que durante la lectura olvidé las fronteras y me dejé guiar. Todo lo sentí metáfora real y tangible. 


Su lenguaje descriptivo no abandona el lirismo poético que embellece con la palabra hasta lo más macabro. Mis cuentos favoritos fueron Sonrisa de medianoche y Al otro lado del silencio [la resistencia]. El primero, como varios más en el libro, toca el tema de la violencia de género con matices surrealistas. El segundo se me antoja distopía apocalíptica. Los cuatro cuentos de la niña me inspiran una ternura infinita en un escenario que para muchos podría resultar grotesco. 


La lectura me tomó tiempo, necesité dejar que los cuentos se asentaran en mi psiquis. Al menos a mi me pareció un thriller psicológico. Mientras se avanza en la lectura los personajes entran y salen de cada cuento. Sin alterar el protagonismo de cada uno en el cuento al que pertenece.

En fin, el callejón de los gatos es un universo para visibilizar la tragedia de estar vivo en un mundo que muchos prefieren ignorar. 


No es un libro para estómagos delicados ni el que busca mero entretenimiento. Estos cuentos estremecen, crean conciencia y nos recuerdan que la tragedia es parte del día a día."

Por

"Getea"

 Gloria María Toro-Agrait

escritora puertorriqueña


martes, abril 11, 2023

la rabia desnuda de un grito...

 La rabia



y si solo

he sido la rabia desnuda de un grito

que logró andar desde la nada

hacia el parto polirrítmico del deseo

de nuevas historias de papel

o de una cicatriz porfiada

que se negó a ser espina

igual, de un recuerdo enjaulado

pero insurrecto

que prefiere ser raíz

de un olvido terco que anhela

beber de aquella sangre

agridulce, esquiva,

que te hace el amor

antes de coagularse en cenizas

poco después de la poesía tocar a la puerta

y fundirse en la música de las palabras:


soy la sinfonía rabiosa de una mujer

que se niega a callar ante la lápida

de una calma vestida de nada

--

Ana Maria Fuster Lavín

(poema y foto)

Cicatrices de la memoria

(Pronto)

miércoles, abril 05, 2023

Ana María Fuster Lavín

 


Ana María Fuster Lavín breve bibliografía

 Ana María Fuster Lavín



San Juan, Puerto Rico, 1967. Escritora, editora, correctora, redactora de textos y columnista cultural. Graduada de Universidad de Puerto Rico-recinto de Río Piedras, con premios en ensayo, cuento, microcuento y poesía. Ha participado en conversatorios, presentaciones de libros y recitales de poesía y narrativa en Puerto Rico e internacionalmente. Ha sido traducida al inglés, italiano, portugués y francés y publicada en diversas antologías y periódicos desde los años 90 como escritora, crítica y editora. 


🇵🇷Publicaciones de su autoría: Libros de cuentos: Verdades caprichosas (2002), Mención de Honor-Instituto Literatura Puertorriqueña; Réquiem (2005), 2do lugar PEN Club Puerto Rico; Leyendas de misterio (2006); Bocetos de una ciudad silente (2007); Callejón de los gatos (2022); // Poemarios: El libro de las sombras (2006), Mención de Honor-Instituto Literatura Puertorriqueña; El cuerpo del delito (2009); El Eróscopo: daños colaterales de la poesía  (2010); Tras la sombra de la Luna (2011); Última estación, Necrópolis (2018); Al otro lado, el puente (2018); Muro Azul Silencio (2022), Necrópolis [retorno a la ciudad de sombras (bilingüe, 2022).//Novelas: (In)somnio (2012); Mariposas negras (2016).//Libros de Microcuentos: Carnaval de sangre (2015); [Cuestión de género] (2019) premio Nacional del PEN Internacional-Puerto Rico; La marejada de los muertos y otras pandemias (2020) premio Nacional del PEN Internacional-Puerto Rico.

lunes, abril 03, 2023

Recuerdos...

 Había una vez un pasillo llamado paraíso, llamado hogar... en la Facultad de Humanidades Universidad de Puerto Rico,  recinto de Río Piedras en mis recordados 80s... (foto en algún momento de 1986 a 1989)

Aquí estudiábamos, leíamos (y muuucho), tertuliábamos sueños...libros música cine teatro arte luchas viajes, allí fuimos felices construyendo puentes hacia la esperanza

Los mejores años... en mi Alma Mater



viernes, marzo 31, 2023

Libros disponibles...


 Mis dos querendones Mariposas negras (novela) y Callejón de los gatos (cuentos)... emparentados.

Salieron rumbo a Tenerife, en las Islas Canarias.💜📚

Otras publicaciones



Tengo ejemplares disponibles para la venta, info a fusterlavin@gmail.com









Resucitar, poema Ana María Fuster Lavín

 Resucitar


           “La poesía es un cuerpo resucitado

            que habla en silencio y metáforas”

            --Carlos Roberto  Gómez Beras



y si

muero,

en esta esquina,

de verbos filosos

y mudos

que amputan pisadas

puentes y manos

deshojándome

libro a libro

hasta fragmentarme

--sin nuestra fruta preferida,

sin sílabas ni personajes--

en un torpe balbucear

eclipsado de lágrimas

página a página

borradas desmembradas

como mi propia piel de papel

pero no quiero dolerme

ni llorarme

ni implorar a esas voces

que zigzaguean inquietas

dentro de mí


y si

muero de pie

como los árboles

sin tiempo para huir

ni para visitas

claro, inevitablemente

echaré de menos

aquellos versos

de mi memoria

también de la nuestra

mientras

observo mi sangre

caer al vacío

entre mis sombras

sin despedidas

-o, tal vez, demasiadas-

como ese ayer

en el que desvestí

mi isla

y desiertas ambas

resucitamos

un rompecabezas

de recuerdos

hasta finalmente

arrojarnos sin miedo

al otro lado del silencio

o de la poesía


y si

ya he fallecido

pero me resisto

--invisible metáfora--

inquebrantable

como cuando sobreviví,

criando sola a mi hijo

a veces,

sin suficientes adjetivos,

o al abandono y sus farsas

al cáncer hambriento de mí

a la muerte de una hija

mientras yo, sin saberlo,

me refugiaba de mí misma

frente al espejo de palabras

que se resistían a ser simple registro

de mis desgracias y pasiones


y si

al morir

río aliviada

quizás reconociendo

que finalmente acabo de renacer

alcanzando la fe de mis cicatrices

sola y desnuda de lo vivido,

en esta inesperada paz

--donde ya no permanece

aquel vértigo y sus temores--

donde he aprendido

a caminar entre pálpitos

como confeti al viento

a escribir nuevas certezas

que te quedaste

que me quedé

cuando ya todo estaba perdido

pero permanece intacto

en el sabor de las acerolas

y sus raíces


y si

solo renací

de mi fortaleza

de reescribir mi destino

entre historias y metáforas

como el poema

que nace, palpita

crece desde nuestra fe

en el misterio de sentir

y luego fluye libre

hacia el final de otro callejón

y antes de perderlo de vista

nos dice adiós


  Ana Maria Fuster Lavin 

Cicatrices de la memoria

2024

(foto por AMFL en el Cemitério dos Prazeres, Lisboa)

#DiaMundialDeLaPoesia

Ser locura... Cicatrices de la memoria

 Ser locura



a borbotones 

mi corazón

mis canas y piel

brotan el magma ardiente

de todas mis voces

de estas manos inquietas


y aun calcinada de mí misma

el poema me guía y abraza


¿soy acaso esa locura

          que me ríe y me llora?


Ana Maria Fuster Lavin 

Cicatrices de la memoria

2023

Foto por AMFL

Habitantes del silencio...

 Testimonios de una pequeña hambrienta


El sabor de la carne cosquillea mis manos y tripita, haciéndome reír satisfecha. Antes de regresar a casa, arrojo las sobras humanas a los gatos del callejón. Si se entera mamá me regaña. Está prohibido comerse a menores de cincuenta años, también reír o llorar en la calle. Igualmente me reprenderá porque salí sola, que es peligroso, y aun soy una niña. Una niña hambrienta. Dice que así fue como desaparecieron los humanos puros, y luego muchas de las réplicas, creadas a falta de suficientes nacidos. Luego llegamos las primeras mutantes o réplicas evolucionadas como explicaba el doctor que me cuidó en mis primeros años.

El hambre es todo. No me importa ser diferente. Quienes pretenden protegernos, mienten. Temen mi hambre. Solo les obligan a la reproducción masiva y descartan a quienes incumplan los estándares del Código Moral. No me pueden culpar del exterminio, aunque mami me castigará. La mayoría no ha muerto por una pequeña caníbal hambrienta, sino por las ejecuciones a quienes desobedecen este Nuevo Régimen. Mamá dice que no me harán nada por no ser réplica, pues ambas somos las primeras dos mutantes.

         Ahora, soy la única viva. No pude evitar comérmela antes de su regaño.

--



Ana Maria Fuster Lavín

Habitantes del silencio

microcuentos y minificciones

(2023 o 2024)

*gato "oportino", foto AMFL

Somos voces perdidas en el espejismo de la memoria

En el laberinto del olvido

 


Somos voces perdidas en el espejismo de la memoria, meditaba José frente al espejo del baño. Voces entrelazadas, confundidas en el calendario. Somos la llave de la despedida final. Se observa en su propia voz de adolescente enamorado y asustado. Está tan nervioso que los revolcones intestinales lo llevan más de tres veces casi corridas al inodoro. El trono, como le decía abuelo Manolo. Aún no daba crédito a su osadía: esconder aquella cartita cursi, con torpes metáforas, en el bulto de Bequi. Al principio le pareció una idea brillante, ahora estaba literalmente “cagaíto”. Por lo que, en la mañana siguiente, ideó cómo inventarse una enfermedad para evadir la escuela. El drama fue infructuoso, puesto que aun así su abuelo lo obligó a ir a clases.

― Cheíto. ¡El poema es tuyo, a que sí!

― ¿Qué poema Bequita? —le contestó José abochornado con su rostro ardientemente entomatado.

― “Niña de rizos achocolatados/risa de gatita que canta en las noches/quisiera dormir mis besos en tus labios/hasta convertirme en gato y brincar el muro junto a ti” ― le leyó Rebeca, en voz tan alta y emocionada, que todos en la cancha rieron.

 

José intentó huir abochornado entre lágrimas, pero Rebeca fue tras él, y le suplicó que volviera a la cancha. Allí frente a todos le obsequió un tímido beso en los labios. Desde ese día los llamaron “los gatitos”. Y José estaba orgulloso de ser todo un gatito enamorado.

 

—0—

En ocasiones, a lo largo de su vida, la mente le hacía maldades pasando breves temporadas de angustiosos letargos. Aún estaba consciente de la mayoría de aquellos vaivenes; además, su hija Hortensia y el médico le explicaron, cómo progresará su enfermedad. Unos días observaba su reflejo de viejo cansado y no podía dar crédito de cómo la vida daba esos saltos desde un extremo hasta el otro: joven y viejo, el ayer y el quizá ahora. En ocasiones escuchaba a su mamá, quien había muerto en el parto de su hermanito. El niño murió años después, ya casi adolescente, por una malformación con la que había nacido, aunque en el pueblo dijeron que había sido asesinado. José solo siguió escuchando a su madre durante dos o tres meses tras su muerte y luego calló para siempre. Sin embargo, el eco de los chillidos y la voz de su hermano nunca lo abandonaron.

  José intentaba aferrarse a uno de los dos extremos de la vida, que poco a poco se distanciaban más. Todo menos caer. Por el momento. Allá abajo, en el abismo, solo habitaba el olvido. Solo tenemos que aferrarnos fuerte a alguna de esas voces que fuimos, se repetía en voz alta, hacia la puerta abierta que da a la habitación. Rebeca, has sido siempre mi eterno salvavidas. El viejo recuerda que ella había abandonado su prometedora carrera de voleibolista por él y estudió un grado asociado en enfermería, poco después de nacer la nena.

—0—

Aquella hilera de colmillos babeantes acompañada de una respiración filosa llegó a morderle el antebrazo izquierdo y al tratar de zafarse le alcanzó la muñeca izquierda. Sintió cómo la voz de aquel grotesco preadolescente, extrañamente parecido a él, fue penetrando por sus venas hasta radicarse en su mente. José se dejó caer en la marquesina de su hogar, mientras el riachuelo de sangre bajaba hacia la acera. Al par de minutos el gato de sus vecinos se acercó y comenzó a maullar fuertemente parecido al llanto de un bebé. Fue así como un joven que pasaba en bicicleta volteó la vista y lo vio, llamando de inmediato al 911.  

Cuando Rebeca recibió la llamada del hospital se encontraba en el camerino con sus compañeras del equipo escuchando las estrategias de la entrenadora para ganar la semifinal. Además, la acaban de fichar para un equipo en Italia con un buen contrato. Le daría esa buena noticia a su marido cuando llegara a la casa, además tenía dos botellitas de cava para celebrar. La secretaria del coliseo donde se celebraba el evento, le avisó que tenía una llamada urgente en el teléfono de la oficina. De ahí salió veloz al hospital, arrojó por la ventana la carta del equipo italiano y su carrera deportiva.

 

― Cheíto, amor… ¿qué hiciste? Llegué tan pronto pude.

―  Las voces, Bequita, las voces.

―  Ven aquí, mi gatito. Abrázate a mí.

 

José permaneció unos días en el hospital; luego fue trasladado dos semanas a un sanatorio, donde le brindaron tratamiento para un diagnóstico de depresión. Los medicamentos adormecían aquellas voces y sus apariciones. Le otorgaron una tregua de sanidad, por lo que logró terminar sus estudios y graduarse de abogado. Además, se dedicó a proteger a su mujer y consentirla. Se lo merecía. Y cuando nació Hortensia, intentó ser el mejor padre.

Hay secretos en el fondo de la memoria, que no deben ser recordados. Son esos recuerdos los que el huracán de los años se encarga de volarlos lejos, pero están allí entre los escombros. Sin embargo, su esposa no le permitía que estuviera mucho tiempo solo con la nena, no fuera que tuviera uno de esos bajones depresivos o le contara sobre las voces o fuese a hacer alguna locura. Ella conocía la historia del preadolescente muerto en la casa abandonada. Aquel hermanito de Cheíto, que la familia mantenía oculto, por vergüenza. Todos en el pueblo decían que tenía la cara de un demonio, con dientes afilados y gritaba poseído. Un día apareció degollado. Beca nunca le confesó sus sospechas a José.

― ¿Me escuchas, Bequita?

―  Sí, viejo loco.

― ¿Recuerdas cómo nos decían en la escuela?

― Sí. Ven gatito, léeme uno de tus poemas, ― le gritó la anciana desde la cama, con una tos ahogada e interminable.

― Viejita, estás ardiendo.

― Me tomé un tecito de manzanilla y dos pastillitas de paracetamol—dijo con dificultad, por la tos.

― Viejita, que ya no eres enfermera, hay que buscar ayuda. ¿Qué te pasa? Respira, amor, respira suave…

 

—0—

― Papi, soy Hortensia, me acaban de llamar del hospital. Es mami…

― Ella está aquí, dormidita.

― No, papi. Recuerda, el hospital.

― ¿Cómo así? Tu mami se jubiló del hospital hace como 15 años.

―  Intenta recordar. Ella está con COVID desde hace casi un mes. Papi, la pandemia.

― Lo que digas—José observa la cama vacía y comienza a llorar.

― Papi, tranquilo. Recuerda lo que dijo el doctor. El Alzheimer… Pero escúchame. Te busco en cuanto amanezca. Mami está bien malita. Tenemos que despedirnos.

― Lo sé, nena… no aguanto más. Mi mente es una pesadilla.

― No llores, papi. Ustedes han sido los mejores padres.

― Es que nunca te contamos, tu madre y yo. Siempre he tenido un demonio en mi mente. Y no es el alemán este.

― Ahora no… Mami ya no está respondiendo a los tratamientos. Papi, reacciona.

― Bequita me ayuda a silenciarlo. Es mi hermano, cuando murió se metió en mí.

― ¿De qué hablas? Papi, tranquilo.

― Yo fui quien lo mató. Tuve que hacerlo.

―  Mami se nos muere.

― Sin ella no hubiera podido pasar la reválida. Mañana voy a corte por primera vez.

―  Reacciona. Eso fue hace décadas.

― La buscaré tempranito. Daremos un paseo hasta la charca. Le pediré que se case conmigo.

― Papi, date un bañito. Tómate las pastillas. Te recojo en cuanto amanezca para ir al hospital.

― …no soy un niño. Me baño si quiero. Dile a abuelo, que no voy a ir a la casa abandonada. Allí vive el demonio.

― Papi, por favor. Cuenta hasta veinte, toma las pastillas y el bañito. Voy para allá, pero con el toque de queda voy a tardar un poquito más.

― Solo somos voces, unas cosechan poesía para llenar de luz los recuerdos; otras son abismos que nos jalan hacia el olvido; también somos silencios, esos me llevan a ella… Tú me entiendes Rebequita.

― Soy Hortensia...

― Que te bendiga, mijita…― José colgó el teléfono y danzando se dirigió al baño.

 

Se mira al espejo y se ve deformado. El grito que sale de este es tan estridente que el cristal se craquea. Es hora, es ho ra, esssss hoooo raaaa.  O te vaaaaaas con ella, o con mi gooo. Es hora, repite el viejo, es hora, es hora… Se echa agua en el rostro, toma sus medicamentos y cuenta hasta veinte. Se vuelve a echar agua y repite el conteo.

“Respira profundo”, “lávate la cara”, “cierra el grifo”, “cuando hagas caquita, baja la cadena”. El viejo comenzó a reír entre lágrimas, desprendiendo los papelitos con esos mensajes que había pegado su mujer en la pared del baño. Le llamaba capsulitas para la memoria.

― Ven, gatito, mañana todo va a estar bien.

Escucha la voz de la esposa desde la cama, se acuesta junto a ella. Despierta por el timbre del teléfono. Al darse cuenta de que está solo, comienza a llorar, un lastimoso llanto de bebé. Vuelve a sonar el teléfono, es Hortensia para avisarle que ya está de camino, que llegará como en media hora, pero cuando intenta responder solo gime.

― Papi, no te entiendo, no cuelgues.

José no le hizo caso. Colgó el teléfono al escuchar golpes en la puerta de entrada, con aquel ritmo particular, que usaba ella cuando eran novios, a modo de código secreto.

¡Rebeca, regresaste!    … Claro, amor, me voy contigo.

José abrió la puerta. Ella lo abrazó y se fue con ella. Ambos, convertidos nuevamente en aquellos gatitos enamorados se arrojaron al laberinto del olvido.

 


Ana María Fuster Lavín

Callejón de los gatos

(Ed. Isla Negra) 
Foto Ana Maria Fuster Lavin