miércoles, abril 19, 2006

Réquiem por un reflejo

Réquiem por un reflejo

¿Cuál es la duración de un reflejo? Será relativo a la intensidad de los sueños o tan sólo un mero truco circunstancial de la vida. En cualquiera de los dos casos puede ser una verdadera catástrofe para quien cae accidentalmente en esa jugada. Jugué a los errores como quien juega al parchís, o peor aún al póker, pero me retiré de la mesa cuando comprendí la posibilidad de mi otredad.

Mi caso tiene que ver con la misma incomprensión ante las posibilidades de lo cotidiano y la necesidad de vivir, pero la imagen frente a los espejos puede ser opuesta a la voluntad, aunque imagen es una cosa y reflejo pueden ser tantas otras… máxime cuando el amor está de por medio y comprendí que estábamos finalmente vivas.

Mi reflejo crecía en mi vientre, nueve meses de espera fueron casi seis. Él me miraba, como yo a él, mi reflejo se convertía en una pequeña ilusión. Un accidente convirtió sueños en sangre, y la ventana se cerró. Descubrí que la morfina no sirve para los dolores de una madre sin espejo. Desperté en dos o tres horas, él dormía sobre mi pecho. Quizás lo oí llorar durante mi inconsciencia, acaricié su espalda y su sonrisa triste me pintó la palabra muerte. Sus ojos vacíos miraban hacia la pared. Comprendí que ambas estábamos muertas.


Ana María Fuster

5 comentarios:

Sur para caminantes dijo...

Es muy triste estar cerca de estas palabras, claro desde esta dimension poetica, todos somos cercanos y caminantes...

Sin embargo, Ana', hay angeles dormidos, hechos de grandes nubes, y aires en charol, buscalos, llevalos en tu mano, mira el mar, y cierra los ojos, pronuncia un nuevo puerto...

Madam dijo...

Que triste querida. Tremenda disyuntiva: la necesidad de vivir y el reflejo en el espejo. Poco a poco tomas los pasos para que estes totalmente iluminada.
Un abrazo fuerte.

Abdiel Echevarría dijo...

Amiga Ana, reflejate en la luz de un no que fue un sí y que es el espectro, que puede dejar de serlo. La vida se manifiesta tras distintos vitrales, sus colores muchas son veces grises, otras arcoiris, pero cada color es indispensable para recubrir el conjunto artístico: la vida misma. Mira hacia la luz opalecente que destella en tu mirada y no dejes nunca, que se apague. Celebro contigo nuevas formas de vida. Al igual que tú he tenido pérdidas irreparables, mas hoy te invito a que celebremos la vida, hermana en la palabra.

Cariños,
Tu pana desde los litorales del oeste
Abdiel

Ana María Fuster dijo...

Marioantonio, colega, gracias como siempre por este divino intercambio apalabrado, tienes razón... mis reflejos han seguido en una contradicción claroscura, a veces el verso iluminado me toca y conmueve, otras siento la necesidad de esconderme tras la sombra de los silencios, ya es momento de seguir mi camino a ese puerto que buscaba...
Madam, amiga, eso mismo es lo que siento, entonces la palabra me sirve para liberarme de mi misma y a su vez acariciarme con ella, luego parirla, nueva e iluminada.
Abdiel, querido poeta, amigo y hermano, conozco tu dolor, también tu generosidad y la magnitud de tu alma creativa, leer tu poesía en la librería Mágica me dio vida, tus versos, y los de marioantonio, vibraron a través de mi voz ese día, hicieron que mi sangre volviera a bombear... Sí, celebremos esa luz multicolor, a veces monocromática, pero siempre brillante... un abrazo, hermano.

ojitos dijo...

ana,
me tomo el atrevimiento de decir que quizás la duración del reflejo está también en su recuerdo. mientras desistamos de olvidar, ahí estará.