lunes, febrero 13, 2006

Tres M´s de la palabra, como tres mosqueteros de la creatividad



Mario Cancel, Maribel Ortiz:

Marioantonio Rosa
ESPECIAL PARA EN ROJO

Amar es combatir, si dos se besan
el mundo cambia, encarnan los deseos,
el pensamiento encarna, brotan alas
en las espalda del esclavo, el mundo es real
y tangible, el vino es vino, el pan vuelve a saber, el agua es agua…

Octavio Paz
Piedra de Sol
La Estación Violenta


El mundo les pertenece si escriben o sienten profundamente la palabra. Pertenencia transparente, llena de ingenio, viva a las sensaciones, dominio dulce o feliz alumbramiento. Ambos en uno, porque llegar a casa y sentarse a escribir, uno al lado del otro en silencio, sin decirse nada y a la vez les va brotando el rodaje de un lenguaje de alineación con el alma y cada letra escrita, es sólo un acto de amor en cumbres, o un poema interminable.

No es común ni en la historia ni en la vida, una pareja de escritores. La historia tiene varios personajes, porque a veces el escribir, como el teatro, es pasión egoísta, o un amor egoísta o posesivo diría nuestra Victoria Espinosa. Bueno, somos muchos los que tratamos de escribir y no tenemos esa mentalidad, pero es una de las muchas variables en la condición humana. Mario y Maribel, dos M muy sincronizadas, compartidas, recreadas en su paisaje creado a ellos, hacen ponernos en la boca la palabra, Milagro-también con M-que brinda la literatura al hombre.

Mario abre nuestra conversación diciendo que todo ha sido emocionante, desde siempre, desde que la conoció, y supo que ya había un mapa interior recorrido hace mucho tiempo antes del tránsito de las miradas. Nos dice que compartir la experiencia creativa con sus temas, diversos y colindantes, carnales o del espíritu, el misterio o la memoria, los hace crecer más en el amor y en la destreza de la escritura. Acto solitario entre dos, donde el silencio se impone al enlazarse con las teclas, buscar y buscar el sueño más vital de la imaginación y ponernos a desmenuzar todas sus claves y revelaciones. La crítica es compartida, lo mismo que el vuelo creador, eso hace que ocurran en el proceso situaciones únicas e inolvidables.

Este mes han salido de la imprenta, sus respectivas publicaciones, bajo el sello editorial Terranova, la cual dirige el poeta y amigo Elidio Latorre. Con Mario Cancel nace Intento Dibujar una sonrisa, una visita brillante y acogedora al mundo de la memoria, en la barcarola de diversos personajes en sus actos vivientes, en sus hemisferios pensantes, en sus caminos ya develados o indefinidos, no por construcción sino como una trampa de la pasión en la escritura.

Maribel Ortiz, nos ofrece Bondades de Cronos, entrega de poesía. Poemario con sus misterios y también cruceros obligados en la memoria del cuerpo, el alma, y una alquimia con la fascinación de lo VAMP, lo místico y el ritual mágico bajo incienso multicolor. En este poemario, la poeta pasea una cómoda y esmerada conversación con la brevedad, la búsqueda de las nuevas fórmulas a poemas futuros y el CRONOS, como ángel boreal del sexo amado con el sueño, como ángel exterminador a manera rock, o manera de message is not flagged como sucede en el soberbio y novedoso poema Subject: Mí, uno de los muchos poemas logrados del libro. Bondades de Cronos, encauza las tres hojas del trébol en tres cauces de ríos en un mismo palpitar, pero a diferente marea; Frontera del Caos, Especímenes, y Cosmo-agonía, es decir, la poeta busca preparar un mapa sideral rebeldemente personal, desde su voz, su intento de buscar y no encontrarse en una poesía de profundidad y proposiciones nuevas, ¿y si se encuentra?. No nos parece, el encontrarse es terminar el viaje, y el firmamento no conoce puerto de descanso, y la poeta no tiene deseos de abrazarse a un paraje definitivo de creación.

Lo posible, dentro del orbe íntimo de estos esposos-escritores, o escritores separados en su expresión, su (des)hablar, es encontrar afinidad en los objetos de inspiración, los elementos de aviso a un gran tema, los avatares elegidos a construir el templo. Y eso hace interesante a estos dos autores atados también en la profesión de educadores.

Los once relatos de Intento Dibujar una sonrisa llevan los litorales más fieles de la postmodernidad. Se presentan párrafo tras párrafo las asonancias principales del olvido, del recuerdo de las imágenes del ser, variopinto entre la memoria individual como espejo de inicio, y luego la memoria colectiva, el rompecabezas originado en la facciones de la historia, el pasado de la historia, la historia por ebullición, primero en el UNO y luego en el corazón de todos. La cotidianidad no es un enemigo. Al contrario, el escritor desata interesantes liberaciones bajo el signo de la imaginación, brindando un mosaico provocante entre lo absurdo, el concepto de la realidad que se fuga desnudo y muerto de la risa hacia lo fantástico. Escenarios bien construidos, los personajes dialogan con su entorno, o con la muerte que los ha visitado y no saben que han muerto como lo es el excelente relato El Olvido cuyo personaje, es un muerto, quizá transeúnte en los patios vaporosos de Gabriel García Márquez, o el ojo invencible de Cortázar, pero ha llegado al kilómetro de Mario Cancel, y es un muerto con letras personales de occiso. No sabe que la muerte le echa el brazo por la mirada y el pecho, y retrata lento, esta vez como Borges en su inolvidable Funes el memorioso, desde su camisa americana, hasta cada tramo de los cuartos habitados, los palpitares, la vida misma.

Memoria de Simplicia, donde las gaviotas rabiosas no saben qué decir. Es la hermosa línea que cierra un cuento sobre nuestro prócer libertador Ramón Emeterio Betances y que dejo al lector como provocación a su lectura, cosa de no errar en mi premisa; del cuento sólo un sorbo, lo demás es degustar el vino. El libro destila la elegancia del buen poema, nada rebuscado, nada decidido al alboroto, profundidad sin llamar los gritos, definición de estilo, buen manejo de imágenes. Existe también el trapecio lúdico que nos dice que el sentido está donde no se origina, y eso es jugar con el lector y de manera irreverente y eso es también una manera sagaz de contar, de decir, de relatar, de hacer palabras.

Algunas notas de pareja; escritores, o profesores, o amantes, o esposos y…Maribel dedica su primer poemario a Mario. El poeta, ensayista, narrador, historiador y seductor de espacios con el verbo. Ha sido su mentor, su incitador a la sedición por la imagen bella y a la vez ruidosa en símbolos y viajes. Escribir es una manera de teorizar el mundo en otro lenguaje que no sea de nosotros sino de la imaginación, de las dimensiones del ser en su tranvía personal. Escribir es despojarse de nosotros mismos, y visitar la piel imaginable del otro tiempo y el otro mundo, desde ahí nacen la teorías, concluye Mario Cancel, en clave poética y a la vez de poderosa realidad.

Llegan los nuevos libros. Ya próximo a publicarse Rojo Hemisferio Raro novela negra. Negra brillante donde se ensambla el rojo de los relatos de sangre, el hemisferio como ventana atrevida y danzante de la mente, su cordura y su locura y lo raro de lo fantástico. Es la nueva creación de Maribel Ortiz y que será entregada por la editorial Isla Negra. Mario, por su parte entrega Panfletos de Eros también por Isla Negra, donde se conjuga el andamio poético entre los Poemas de Vetala (Maribel bajo humos de intimidad) y los Poemas de Charlot , abanico de erotismo, amor, y la piel con sus efluvios como fuerza creadora. Interesante, desde la palabra de dos ¿no creen?

Nos queda la invitación al libro de las formas entre el caos, el pasado, el cuerpo y el deseo, la memoria y el rito de morder en lengua VAMP, y el testimonio de dos artistas que buscan darles diferencia a nuestras letras, corrijo; sin desearlo, sólo deseándose el uno por el otro.

Pueden acercarse a sus blogs visitando: La Nave de los locos, vetala.blogspot.com o Narrativa Puertorriqueña http:// www.geocities.com./narrativa_puertorriqueña/

6 comentarios:

Madam dijo...

Me alegra saber que se puede lograr el balance entre amantes, esposos, y escritores. Es difícil tolerar las críticas personales y las de profesión, por eso admiro que unas personas puedan llegar a hacerlo.

Ana María Fuster dijo...

En el caso de Mario y Maribel, afortunadamente no padecen del mal síndrome de los egotrips... Tienes razón Madam!!!
Hay mucho depredador en el mundo literario y las envidias malsanas, nos han lastimado a muchos artesanos de la palabra... Muchos de mis buenos amigos también lo han padecido.
Si más personas fuesen como ellos, Mario y Maribel, pues se adoran y admiran, entonces esa relación es un detonante para crear nuevos mundos, nuevas sensaciones, historias, poesía...
También gracias al poeta y crítico literario Marioantonio Rosa por su excelente y sensible trabajo, puro acto de solidaridad, tan necesaria...

Anónimo dijo...

Equipaje para angeles...


a los poetas ana maria fuster y abdiel echevarria...en lucha tras la palabra real
y al mensaje en la botella 6...



estamos solos
invenciblemente solos, sin labios para pensar soledades

ya no tenemos lluvia donde hablar del cielo desterrado
apenas contemplamos tercos desnudos de hojalata
y el mar crucificado de pisadas
en ese día sin muchedumbres, somos solitarios
como la sed y el espejo, de donde vienes pasajera?

estas rota, estamos rotos
como esos aires en la ventana cerrada
violando el mismo candelabro
gritando un fuego que no brilla para los ojos

y aun asi, queda esa letra con orillas
esa muralla suave que amenaza al dolor y al frio
ese muro de manos y cuerpos nuevos y vino para huérfanos

y de pronto queda todo, todo, hasta un nombre
para tu vientre, nuestro vientre, el vientre de los mundos

de donde vienes dormida en la sangre de tu espalda?

vas sola, vamos solos, existen los poetas?

Una botella
en la sed, en la sombra, en la guerra fatigada,

con un mensaje de algun oceano abierto

estamos rotos, y solos,

y queda todo, tanto y tanto...

mucho amor o palabra
para cuando el ángel nazca sollozando frente a nuestra puerta.

Mario Antonio Rosa.
14 de febrero 2006

Manuel Armando Clavell dijo...

me gusta la segunda foto

Awilda I. Castro dijo...

Ay que sentimiento me da esa foto...yo pasé mi primer año enamorada platónicamente de Mario Cancel. Su esposa es tan cool. Los extraño, mucho. Mi gata está muy bien, ya no vamos a tertulias literarias juntas ahora viene al periódico y la saco a pasear en el carro para que vea la nieve.

Ana María Fuster dijo...

Awilda, querida, me alegra saber de ti...
Mario y Maribel son chulísimos...
Espero verte cuando vengas a PR, si me acuerdo de tu gata en la librería Mágica, sabemos que ama la palabra como su mamá