lunes, octubre 09, 2006

Intermedio para Noticias Literarias

Expresiones literarias desde Puerto Rico

especial para Bocetos de una ciudad silente
por Carlos Esteban Cana

Primer aniversario del Taller Cé

Si alguien tenía duda del impacto que ha tenido el movimiento cooperativo enclavado en pleno casco universitario Ríopedrense, sólo tenía que darse la vuelta el domingo por los linderos del sector mencionado para llevarse a manos llenas la grata experiencia de recibir un festín para los sentidos. Teatreros, artistas de la plástica, escultores, pintores, músicos, poetas, hicieron patente el filón que representa para una gran ciudad una eficiente estructura orgánica del sector cultural.

Y gracias al recurso humano que ha estado involucrado durante este primer año en ese espacio que han nombrado Taller Cé hemos sido testigo de la interdependencia del desarrollo sustentable y el florecimiento de la cultura.

Con un programa de eventos que comenzó temprano ese 1ro de octubre y que se extendió más allá de la media noche, el sentir de la mayoría de los visitantes era el mismo: “Ojalá que pudiéramos tener un aniversario del Taller Cé una vez al mes”.

Creo que todos los involucrados con el desarrollo del casco urbano de Río Piedras deberían prestar oídos a lo que se escuchaba, una y otra vez, ese domingo.

En el vientre, los cadáveres y los calvos:
reseña de tres presentaciones memorables.


En Puerto Rico he podido ver toda clase de presentaciones de libros y publicaciones. Desde los eventos más formales en los que el guión es casi siempre el mismo (el académico de turno con corbata y chaqueta ejerciendo su criterio para validar los quilates del texto presentado, con una breve participación del autor) hasta las presentaciones más vanguardistas en la que se funde una oferta pluralista de las artes. Basta con recordar las presentaciones de los cortísimos metrajes de Tania Rosario para la editorial Ultimo Arcano, “La Reina del Sur” organizada para Santillana por Rosa Henche, “Lajas” por el polifacético Aravind Enrique Adyanthaya (gestor de ese espacio maravilloso en el área oeste llamado Casa de la luna) y “Réquiem” por Ana María Fuster, estos dos últimos títulos para Isla Negra Editores. De más está decir que prefiero la segunda como una forma efectiva y adecuada de involucrar al público asistente con el autor y el texto a presentarse.

Y recientemente he tenido la grata experiencia de presenciar tres presentaciones memorables.

El primero de estos eventos ocurrió en el Museo Casa Roig en Humacao. Allí el taller de escritura creativa El barco de tinta china, capitaneado por el poeta y narrador Amílcar Cintrón Aguilú, presentó una antología temática titulada “En el vientre de una isla”. Una velada que estuvo matizada por la música de un conjunto de bajos, la eficiente conducción de Judith Felicié, las palabras reveladoras sobre la dinámica que se desarrolla en el interior de las sesiones del barco por su propio facilitador, y las reflexiones en torno al texto por parte de Ricardo Rohena, Director del Departamento de Español, del Recinto de Humacao de la Universidad de Puerto Rico.

El evento tuvo su punto climático cuando los propios escritores participantes invitaron a los asistentes a que escribieran, en unas hojas blancas con la reproducción en miniatura de la portada del libro, una pieza narrativa breve. Y de esa manera, muy animados y entusiastas el público allí congregado se hizo parte del evento. Fue una presentación agradable que reunió a personas de todas las edades. Entre los asistentes pudimos saludar a Ángelo Negrón, gestor del blog Confesiones, al narrador Antonio Aguado Charneco, y al autor de “El testimonio oral como recurso para rescatar la historia”, el psicólogo social Edison Viera Calderón.

Para ”Cadáver exquisito” de Nicole Delgado y Xavier Valcárcel no hay que decir otra palabra que no sea “original”. La ocurrencia de hacer la presentación en la Torre de Piñones, ese sábado 30 de septiembre a las cinco de la tarde, estuvo genial. Para llegar al lugar tuve que dejar mi auto en el negocio Playa 79 y caminar unos tres minutos a través de un paseo lleno de la vegetación playera propia del entorno. En palabras de la propia Nicole: “La torre tiene una esquina quemada y hay un hoyo. No hay sillas ni micrófono. Tampoco hay bombillas ni líneas eléctricas. Hay marcas de jevos clandestinos en las tablas de madera. Abajo hay unas uvas de playa y un mar que besa al río constantemente. Sube poca gente a ver la orilla desde arriba. Dan ganas de sentarse en el piso a escribir poemas, de leerlos en voz alta. De compartir”. Y así hicimos los que acudimos al llamado que leímos en Rabietario y en Tendido Negro.

Escuchar de los propios autores algunas piezas que hemos leído en espacios como Derivas o en los blogs de propios autores, le añadió a los textos una dimensión particular, como si estuviéramos sintiendo cada palabra viva. Alternándose uno al otro, y pintando cada página del libro con pintura en acuarela, marcadores y carboncillos según iban leyendo, Nicole Delgado y Xavier Valcárcel obsequiaron al público que llenó en su totalidad el tope de la Torre, e incluso las escaleras, una actividad que competía de tú a tú con el asombro que causaba la belleza del paisaje circundante, cosa que es muy difícil de lograr. Como en la presentación de “En el vientre de una isla”, los autores entregaron pedazos de papel para que la gente dibujara o escribiera lo que se le ocurriera. Eso dio paso a una especie de micrófono abierto en el que hubo toda clase de manifestación creativa, desde cierta clase de haikus hasta poesía rítmica y sonora.

Para regresar tuve que alumbrar el sendero con el celular, y no me fui sin comer dos alcapurrias en Playa 79, como siempre acostumbramos Anelís y yo cuando vamos a Piñones.

Con una edición limitada “Cadáver exquisito” es uno de esos libros que las editoriales que dicen ser especializadas en poesía deben hacer lo posible por publicar. Esperamos verlo pronto en una edición masiva.

Y si nombramos como original, y también íntima, la presentación anterior, a “Vía Crucis y redención del calvo” de Eric Landrón no le queda otro calificativo que el de espectacular.

Con una presentación y bendición del renombrado Antonio Skarmeta, quien recientemente recibió el premio internacional Ennio Flaiano en Italia donde también ultimó detalles sobre la adaptación al cine de su novela “El baile de la victoria” que dirigirá Fernando Trueba, Eric Landrón convocó a sus amigos para formar lo que en arroz y habichuelas llamamos tremendo vacilón.

Con un Andy Montañez echándose al público en el bolsillo con su picardía, un Tito Auger contundente y enérgico en sus composiciones, el humor de Carmen Nydia Velázquez y Víctor Alicea en sus personajes de Susa y Epifanio, las piezas de la entusiasta Tuna Universitaria, la presencia interpretativa de Dayivet Alemán, el sabroso ritmo del grupo Mapeyé, Pepe Sánchez y Choco Orta, y la divertida participación del mimo Luis Oliva y de la actriz Johanna Ferrán, hicieron de la presentación de “Vía Crucis y redención del calvo” un evento único en su clase.

La poesía de nuestro anti-poeta por excelencia, Eric Landrón, causó furor en el público que se destornillaba de la risa al escuchar piezas como Los 10 mandamientos de un calvo, El calvo gruñón, El testamento de un calvo orgulloso y El salmo del calvo. Hasta se entregaron Medallas al valor del calvo a personalidades de la cultura, que, por cierto, también son calvos, como al actor Chavito Marrero, al historiador Jalil Sued Badillo, al cineasta Jacobo Morales, al educador Cesar Rey y al propio Antonio Skármeta.

No podemos dejar de mencionar que la publicación del libro ha despertado interés en otros países, por lo que ha sido solicitado por medios de comunicación en Argentina, Chile y Colombia que le han cursado a Landrón sendas entrevistas. En estos momentos el poeta se encuentra afinando los detalles de lo que llamó una gira nacional y que lo llevará a pueblos como Mayagüez, Aguadilla, Ponce, Humacao, Fajardo, Carolina y Caguas. También se encuentra en conversaciones para lanzar una edición internacional de “Vía Crucis y redención del calvo”.

Nuevas publicaciones

Dos entidades editoriales del estado nos tienen noticias. La primera de ella es la Editorial de la Universidad de Puerto Rico. En estos días acaba de salir al mercado la esperada secuela de “Bajarí Baracutey”, se trata de la segunda entrega de esta tetralogía de Antonio Aguado Charneco titulada “Florespinas”. Novela de acción vertiginosa que revela las pasiones de quienes se resisten a ser conquistados. Bien documentada, con un lenguaje ágil y efectivo, este nuevo libro de Aguado Charneco bajo el sello de la EDUPR engrosa una selecta lista de autores, entre los que se encuentran Manuel Méndez Ballester y Tina Casanova, que han explorado la temática indigenista.

La segunda publicación a la que deseo hacer referencia es a la más reciente entrega de la serie Cuadernos de taller. Se trata del “Taller de cuento (2004-2005)”. Con un excelente prólogo de Carmen Lugo Filippi, quien fue la facilitadora del taller, esta colección incluye cuentos de autores tan diversos como Zulma Ayes, J. A. Bonilla y Jessika Reyes, entre otros. Un libro que otorga un eslabón más a la tradición de libros que nacen de talleres literarios en Puerto Rico.

La presentación de esta publicación auspiciada por el Instituto de Cultura Puertorriqueña mediante su Proyecto para el fomento del quehacer literario será el 12 de noviembre a las 4:00 pm, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Puerto Rico en el Coliseo Roberto Clemente.

Acontecimiento


El pasado martes, 3 de octubre, a las 10:00 de la noche, el equipo de producción del programa “Piedra, papel y tijera” celebró su primer aniversario en el aire con una fiesta en el Taller Cé, en Río Piedras. En una concurrida velada, a la que asistieron diversas personalidades del entorno cultural, Ana Teresa Toro y Pablo Arroyo León, productores del espacio, dedicaron este primer aniversario al comunicador Mario Roche, Director Ejecutivo del Departamento de Noticias de Radio Universidad de Puerto Rico, por su continuo respaldo al proyecto.

Con mucho entusiasmo los asistentes no dejaron pasar la oportunidad de cantar un fuerte Cumpleaños feliz y desearle otro año próspero a lo que muchos señalan como uno de los principales programas culturales en Puerto Rico.

Recitales

El 19 de Octubre, también a las 4:00 pm, en la Sala Juan Ramón Jiménez de la Biblioteca Lázaro de la Universidad de Puerto Rico se llevará a cabo el evento Saludo a Zenobia Camprubí que conmemorará el centenario del natalicio de quien fue la compañera inseparable del Premio Nobel Juan Ramón Jiménez. Eric Landrón será el moderador de un recital que incluye a poetas de la talla de Magaly Quiñones, Ángel Aguirre y Vicente Rodríguez Nietzsche, Ana María Fuster, entre otros.

Ojo también con las actividades que efectuará durante el mes de octubre Terranova Editores, empresa editorial que ha trasladado sus operaciones recientemente al Cuartel de Ballajá, en el Viejo San Juan. Néstor Barreto presentará su última entrega titulada “Sí”, y Maribel Ortiz escenificará un magno performance para presentar su libro “Bondades de Cronos” el viernes 20 de octubre. Para obtener información sobre estos eventos puede accesar la página oficial de Terranova Editores en el Internet.

Por último, y no menos importante, les informamos que el sábado 11 de noviembre, en la Biblioteca Carnegie en el Viejo San Juan, a las 7:00 pm, se efectuará “De fuego, de aire, de agua y de tierra” concierto poético a cuatro voces con Mayrim Cruz Bernal, Ana María Fuster, Amílcar Cintrón y a Carlos Esteban Cana. La entrada es gratuita y habrá sorteo de libros para el público asistente.

Animo a todos los lectores a que respalden estos eventos.

7 comentarios:

Tarí Alcarin dijo...

Ana María, gracias por dejar tu huella en mi blog. A la noche vengo a leerte porque ahora estoy en la universidad, así que sólo vengo de paso y a decirte que siempre serás bienvenida en mi espacio.

Besitos

Freyja dijo...

es un gusto venir a saludarte Ana Maria, y encontrar siempre algo interesante
muy buenas tus noticias literarias
grecias por tus saludos en Sucesos, tengo fe que llegara esa paz y los sueños van de la mano conmigo
besitos y muchos cariños
que estes muy bien



besos y sueños

Freyja dijo...

desde Frgamentos, gracias, la idea es muy buena
gracias


besos y sueños

Estela dijo...

Excelente! Gracias por este fabuloso reportaje cultural. Asistiré a la actividad como presidenta del comité de aplausos. :)

Sonia Marcus Gaia dijo...

Gracias por informarnos de todas las actividades y cómo estuvieron. Todavía recreo con humor el paseo entre los matorrales deCarlos Esteban. Por lo pasos de tortuga ermitaña no pude ir a ninguno (aunque había separado el día para el Talle Cé, y bueno, ¡lo recordé al día siguiente!)pero vale por la crónica como para también haber asistido. Ana, dile a Carlos que nos debe un blog con éstas y muchas otras cositas suyas. Igual muchos abrazos para ambos.

Sonia Marcus Gaia

Ana María Fuster dijo...

Tari, gracias por tu encantardora visita, bienvenida siempre.

Hola Freyja, qué bueno tenerte de nuevo por aquí, espero que estés mejor de salud, un abrazote...

Estela, querida hermana, sí, gracias, yo también estoy en tu comité de aplausos... gracias será muy lindo compartir esas actividades contigo, recuerda el próximo viernes 20 a las 7pm en Ballajá es la presentación de la hermana poeta, vampira, Maribel Ortiz.
un abrazo Estela, besos y flores.

Sonia Marcus Gaia, gracias por regresar, sí las crónicas del señor C.E. Cana son extraordinarias, así como su poética y narrativa. Me hubiese fascinado asistir a esa piñonística experiencia que ustedes comentan.
un abrazo

Anónimo dijo...

Está ya a la venta el último libro de Harmonie Botella : Y me desnudo lentamente ( Taller del Poeta)
La poesía de Harmonie Botella fluye de una forma apacible cuando nos describe su estrecha relación con la naturaleza, y nos conmueve con la fuerza que transmiten los versos escritos sobre sus preocupaciones y sentimientos. Sentimientos que abarcan la compasión, la añoranza y la tristeza (como en la poesía Y me desnudo lentamente que da nombre a esta obra), y otros más apasionados que aparecen en algunos de sus poemas amorosos, además de la indignación y la rabia ante los problemas sociales, muy especialmente los que sufren las mujeres y con los que, como una de ellas, no puedo dejar de identificarme.
Su poesía tiene un compromiso con las injusticias que todos los días nos bombardean: los conflictos entre culturas y las guerras, la explotación de la infancia o las madres de las que habla en La pirámide de mayo. Pero también escribe de otras inquietudes más cercanas con ternura, como la falta de comunicación y las relaciones deslucidas y rutinarias a las que estamos abocados, reflejándolas con maestría en El caldo del cocido.
La autora se califica como una artesana de la palabra, oficio que, al ser realizado con esmero, produce un ritmo lento. El léxico, también escogido con delicadeza, despiertan los sentidos, por lo que muchas de sus poesías gozan de gran plasticidad, podemos fácilmente "ver" Colores y matices y La onda plateada.
Están escritos sus poemas desde una madurez que, tras las experiencias vividas con el paso del tiempo cerca del mar, elige la esencia de las cosas como hacen los poetas clásicos y, a pesar de que su obra rezuma algo de amargura, no deja de transmitir esperanza y cierto idealismo.
Aurea López, profesora de lengua castellana y socia de ANUESCA