viernes, febrero 01, 2008

Y llegó febrero!!!!!


Tarjeta para (des)enamorados libres
(Febrero)


Sueñan las pulgas con comprarse un perro
Eduardo Galeano


No quiero ser verso para tarjeta de enamorados:
decir que “eres la luz de mis ojos, sin ti quedaría ciega”
o, peor aún, que apagas mi sed con la fuente de tu amor
sin ver tu amor, ni sentirlo entre mis labios…
mientras hombres y mujeres enrutinadas, desrutinadas, mutiladas,
gastan su dignidad,
y es que nadie conoce a nadie,
tan sólo a su desgastada cuenta bancaria.

No quiero ser la amante fiel en el día de un tal Valentín
ni que mis muslos piropeen un febrero junto a los fantasmas
tampoco que unas manos, cuatro manos, delineen mi espalda
sin mojarme y ser Barbie sin pezones ni vulva,
--mi cavidad hospitalaria es melocotón y lluvia--
ni que una cama olvide el aroma del amante sementado
mientras su huella reseca es manjar para las hormigas en celo.

No quiero ser cartograma de novela rosa
ni maldita ni musa,
ni esclava ni gobernadora,
mi vientre no es banquete para caníbales
ni mi sangre un manual de venganzas;
mucho menos calígrafa de caprichos hormonales.

Mi tarjeta es esa pequeña muerte convencional
ilustrada en los trece días anteriores
o escrita en los quince siguientes,
esa muerte que no compra recuerdos ni aplausos
mucho menos un perro a las pulgas,
la mía tan sólo invierte en malabares y palabras.

Mi amante es una brújula para navegar a mi mundo,
también a otros,
tal vez, así nazcan los silencios más perversos
para hablarme de mi misma, como sentirme
letra a letra, boca a boca, piel a piel.

Mi personaje es un festival de mujeres
unas encantadoras de serpientes aladas
otras ritualizan la calle en las noches clandestinas
las más tararean una nana a la soledad
somos muchas, todas y una, horneando pan a los sueños

somos las bien/venidas reescribiendo el cuerpo y la palabra.


Ana María Fuster


4 comentarios:

Romy dijo...

Wao muchacha que poemazo!!!!!!!!!...que puedo decir..me encantó!, y quisiera hacerlo mi himno, justamente hoy me vinieron a hacer un reportaje sobre San Valentin y las historias de amor en la literatura...este es el poema que hubiera resumido mi respuesta.
Aunque lo confieso....a veces me olvido de todo esto y termino deseando un cuepro tibio a mi lado..sobre todo en estos dias taaan frios...

saludos...

Ana María Fuster dijo...

Ay Romy amiga, de himno que locura, pero sí es uno de esos gritos, de ya ya ya, basta de cursilería, de palabras huecas de que todo sea producto de oferta y demanda, somos carne, alma, defectos y virtudes…
Y claro que ese cuerpo cálido para el frío es justo y necesario 
Nos vemos pronto!!!!!

José H. Cáez Romero dijo...

Yo por mi parte, estoy totalmente de acuerdo con Romy, debería ser mi himno, aunque claro, cietas partes hay que convertirlas en la versión del Ken para que me funcionen (jeje). Duenda hermosa, esto realmente está genial, tanto que me inspiraste a escribir el mío propio. Tienes toda la razón, basta ya de tanta cursilería! Quiero una realidad amorosa que no sea basada en tarjetas de cartón reciclado, quiero carne y no papeeeel. Amén, ayyy Yiyiyi.

Ana María Fuster dijo...

Quiero carne y no papel!!!! Me encanta!!! Ese será el slogan!!!
Eres un poeta en toda su expresión ja ja, las hormonas son necesarias también. Un abrazo para mi loco y creativo hermanito