miércoles, enero 31, 2007

A casi un año de tu partida.... Homenaje a mi Elena

A mi niña Elena en el recuerdo,
el 17 de marzo se cumple un año de tu partida,
por ti esta selección de botellas al mar...






Botella 5

¿Vidas secretas?
Las palabras enmudecen enclaustradas
son polillas penetrando libros olvidados;
así como enmudecen los cimientos de la ciudad amurallada.

Una niña apagó la luz del horizonte
aún me busca en el desierto de las sombras
pero renegué de la sequía.

No llores
te pintaré un arco iris en otro libro.

****
Botella 7


Mar adentro,
mar silente como cuna de almas,
en una botella viaja la palabra dormida
y las sirenas secretean un misterio:

fue un silencio los dolores...

Las olas atormentaron habitaciones.
No hay luz,
cuando duele un vientre clausurado
se inicia un tímido preludio a la sinfonía de los versos

son los hombres y mujeres por nacer

la muerte, que ahora es vida,
se hace esperanza y palabra.

*****
Botella 9

La isla desierta se llenó con tu mirada ciega
y mi sangre,
es la sombra de mi cuerpo poseído de nueve lunas.

Truena el silencio.

Una luna se torna rosácea

¿Habrá tormenta?

*******
Botella 12

Leemos el mensaje.

Mi vientre gime,
pero no estoy sola.

Vértigo.

Aire.

Escuchamos a una niña, que grita, gruñe, garabatea nadas; vimos cómo abre la ventana de los sueños y juega con el temblor de la esperanza. Libera el color de la palabra, bajo una hoja verde, verde que te quiero verde, verde afrodita esperando aquel verdor de la sangre tinta.

Aún no es momento de despertar, seguiremos soñando, mientras nos llueven sombras

y se evaporan…

******
Botella 14

Giramos en el tiempo como alas hacia el poema
el vientre fecunda misterios cristalinos;
mientras las palabras invaden una hoja desnuda en su azul,
el polvo de luna invade antiguas soledades
y el camino de seda es otro sueño amanecido
de olas acariciando destinos
al aire.

Sí, se acercan los destinos…
y el alma contempla su verdad
las piedras ya cicatrizaron a fuerza de versos
y una niña brinca su cuica sobre el cofre de palabras;

seguimos esperando desde una isla silente
a que el mensaje llegue a puerto…
*****************
Botella 17

¿Qué sucedió? La ventana fue clausurada. ¿Te fuiste?
Aprendí que las dosis de calmantes son el ojo del huracán o un carnaval de pisadas.
Un semáforo intermitente indica el génesis de una sombra, pero el exilio pagó su factura.
Los cuerpos suelen desprenderse, como si la vida pendiera de un cordón, o un lazo de plata que une el alma a los sueños, momento en que las esperanzas pueden experimentar el abismo, la angustia

…y el dolor es tan intenso que la ceguera coagula ese instante.

…y es que duele tanto que la sangre son las lágrimas de una madre con su vientre desgarrado, abandonado, vacío, y la nada grita desesperadamente por morfina, pero será inútil.
Hasta que llegue otro verso a fecundar palabras de sueños y pueda volar nuevamente,
…llegar a ese puerto.

Esperaremos...
******

Botella 18

Cenizas, todo un cuerpo puede caber en una bolsita de plástico, un zip lock para un poema urbano, una cajita de cristal para versos de amor, y puedo escribir los versos más tristes esta noche; por ejemplo las estrellas lagrimean al abandono de mi vientre y la muerte desgarró la noche de silencios, pero Neruda no puede consolarnos, tenemos que nacer de otro poema
y el poeta lo sabía.

Somos polvo al viento, el aire puede asfixiarnos y seguimos a la deriva, porque la carne cabe en puñados sobre un escritorio de madera, porque no importa cuánto lloremos, pues aún estamos solos, nos hemos abandonado. Los periódicos siguen profanando la sangre de un pueblo que no encuentra su hogar,
Una isla negra debe buscar la luz, pero titubea y no lo hace…
Arena, polvo, cenizas, un minúsculo granito de oro, aún así esperaré…

******
Botella 19

Mi vientre adelgaza marchitando otro recuerdo
la bitácora, como la vida, agota sus palabras.
Al menos, un ruiseñor canta los sueños del campanario.

Todavía podemos regresar.

**************

Botella 21

A lo lejos un cementerio de historias olvidadas, recuerdo de cenizas, en que una espera vivida, nos aleja y atrae. Todavía el aroma de los sueños nos puede iluminar…

Sólo tenemos que leernos, releernos e inventarnos.


Selección de palabras embotelladas
del poemario inédito
El alma en fuga: bitácora de un exilio
de
Ana María Fuster Lavín

*Cuadro de Lucía Maya

8 comentarios:

Estela dijo...

Ay Anita. Que pequeños y grandes podemos ser a la vez. Recuerdo esas fechas el año pasado y es increible cómo vuela el tiempo.
Esas cenizas resurgieron en otra manifestación. Estos poemas son testigo de ello. Un abrazo enorme hermanita. Te quiero mucho.

Yiara Sofía dijo...

Mi hermana...la serie Botellas siempre me tocó la fibra más profunda de mi ser. Ese ser resurge en las letras. Vive en nuestro recuerdo. Se oxigena del amor de quienes la amaron antes de existir y quienes la aman luego de tomar alas. Respiros de paz en el tiempo, Ana María querida.

Ana María Fuster dijo...

Estelita querida, te quiero muchote...
un año y las cenizas en un cofrecito de madera tan sólo son un puñado de amor, el que le pude dar a mi niña que nunca tuve en mis manos, el de mi maravilloso duende que me da todas las ilusiones y el óxigeno para seguir, el amor de Pedro, de mi familia y el de mis amigos, amigas y brujas especiales que aparecieron en esos momentos a compartir la vida, la palabra, los sentimientos.
Y es que desde todos los mundos e infiernos, dolores y alegrías, siempre puede nacer la esperanza.

Yiara querida gracias las palabras también para ti, así somos.. Y siempre podemos volar. un abrazote

Abdiel Echevarría dijo...

Ana María, estos son los versos más hermosos, humanos, desnudos poderosos y tiernos que leído en mucho tiempo. Todo lo que percibo es la luz y el canto madre de la esperanza y la vida.

no apta para la humanidad dijo...

Ana María, mujer,poeta...estas hermosas palabras embotelladas me trastocaron. Creo que es un testamento a la mujer extraordinaria que eres el ser capaz de crear tanta belleza de tanto dolor. Como dicen tus versos "la muerte, que ahora es vida,/se hace esperanza y palabra."
Me siento afortunada de haberte conocido.
un abrazote inmenso

Ciudadanoem dijo...

Verdaderamente hermoso amiga.

Ana María Fuster dijo...

Abdiel, gracias... Estuviste muy cerca en ese momento de dolor, también lo has estado en los de júbilo. Brindo por tu amistad, solidaridad y sensibilidad.

No apta, yo también celebro haberte conocido y la amistad que nos une...

Ciudadanoem, muy agradecida, es la belleza del amor más allá de la muerte...

mentecato dijo...

De su frente guardé cenizas, amapolas, sueños y una temblorosa ola que aún me arrebata el corazón y lo naufraga hacia tu ayer transparente...

Un abrazo desde la belleza de Chile.