lunes, enero 15, 2007

La poeta Maribel Sánchez-Pagán habla de El libro de las sombras

De los mundos poéticos

Hoy, definitivamente, no cocino. Ni me lavo los dientes, ni me cepillo, ni me maquillo y tampoco me visto, me quedo en pijamas. Me sumerjo solita en el poemario El libro de las sombras (Ed. Isla Negra, 2006), ahí en mi cama grande, cuando el marido no está y la niña visita a una amiga. Así soy. La amiga y escritora Ana María Fuster, autora del poemario, lo sabe.

Me agarro de las sombras que me cobijan y leo el libro de Ana María Fuster a mi antojo. ¿Cómo? Le quito a los poemas los títulos, las citas y las dedicatorias. ¿Acaso el libro no es mío? Lo leo una vez y no veo nada, los espectros aún no se apartan. Vuelvo al comienzo, descubro que hay una segunda voz, otra voz trasnochada. ¡Ahí sí qué se devela todo! Entonces, veo; la herida, la sangre, la ciudad, el amor en carne viva y un llanto de Selene que se apodera del silencio. Le digo a los fantasmas que el conjuro fue hecho y que después de la palabra hay más palabras. Una voz, eso es poeta, una voz propia, un mundo poético único. O sea, que los dioses han venido a acompañarnos y gritan que ha nacido otro juglar. Enhorabuena.

Ahora, puedo levantarme, puedo caminar despacito a apoderarme de la tarde y me bañaré, me vestiré de colores y haré el aguaje de jugar en mi cocina. No todos los días llega al buzón un libro y un poeta. Hoy celebraré con vino tinto, verduras y serenata haber leído la cuidad que nos habita en noches vampíricas y el estar segura que en esta soledad tan sola, que es la vida, que arde y duele, estará acompañada desde otra orilla.

Maribel Sánchez-Pagán
Poeta puertorriqueña
radicada en Estados Unidos
ha publicado entre otros, el poemario, Ese hombre (Madrid, Ed. Torremozas, 2006)


** Foto de Ana María Fuster durante la presentación de Réquiem (ed. Isla Negra, 2005) en la UPR-Aguadilla, tomada por el poeta Alberto Martínez Marquez

****
De El libro de las sombras


Teléfono a dos voces

Una voz al teléfono
me llama, me excita, me serpentea.
Todo desaparece más allá de las palabras
y un manantial de nácar
sacia el apetito de dos soledades compartidas.

Una voz al teléfono
es la mujer que me habita seduciendo tu espera
y te colapsa los sentidos, en el vértigo de tus hormonas.
Tus manos de hombre tiemblan los números de la cábala
cuatro manos, dos cuerpos, una cabina de cristal.
Es el presagio de un encuentro,
de unos labios que lactan refugios clandestinos
para saciar la sed de mares y resacas;
o del milagro de una serpiente furtiva
que penetra el ardiente laberinto de una diosa urbana.

Un teléfono a dos voces
tirita bajo el torbellino de seda, satín y piel
cuando hasta el último poro se electriza
y dos cuerpos son la fuente de la energía universal.

Son dos voces jadeando sudores,
rompiendo las distancias de un código penal,
descubriendo cataratas termales en la comisura de los abismos.
Son dos cuerpos humedeciendo sus soledades
para gritar el final o el principio del eclipse
para navegar en un ir y venir por la vía láctea
para galopar en deseos delirantes frente a frente
y encontrar la catarsis de un sueño de miel y espuma
donde descansen nuestros cuerpos y voces más allá de las distancias
o hasta un próximo encuentro en un teléfono cualquiera.


Ana María Fuster


Pd. a Pedro...

9 comentarios:

Joss dijo...

"Más allá de las palabras"...

la mujer!

Más allá de la mujer...

la diosa urbana!


DTB

PD1: ¡Encuentro de voces y sombras!

PD2: Mi admiración a la diosa, mi respeto a la mujer.

Ana María Fuster dijo...

Joss, muchas gracias, son las sombras, las palabras, la luz, todo un peregrinar hacia la libertad hacia ese último preludio al destino, desnudarse de las cadenas, de los verdugos, de tantos males sociales, bañarse de pasiones, del amor de madre, de mujer, de poeta enamorada de la palabra y morir todas esas muertes necesarias, para renacerse a si mismo, y ser libre en tantos poemas como la eternidad.

Ana María Fuster dijo...

La revista de poesía Paradoja agradece a todos los poetas y poetisas
de todas partes del mundo, incluyendo Francia, Italia, Bélgica,
Alemania, Inglaterra, España, etc que enviaron colaboraciones para el
presente número 11. Gracias a todos y a todas por participar de este
significativo proyecto: www.paradoja.org

En esta edición aparecen trabajos de:
Juan Pablo Roa Delgado
María Pugliese
Ana María Fuster Lavín
Alejandro Guajardo
Hebert Abimorad
Paolo Astorga
Alberto Pellegatta
Eva Cabo
Norman Muñoz Vargas
María Cristina Solaeche
Rosy Paláu
Ylonka Nacidit-Perdomo
Javier Sánchez Gutiérrez
Rafael Batista Cáceres
Fernando Vargas Valencia
Livia Díaz
Angel L. Matos González
Goyette Dos Gallos
Joyce Pagán

Chrystian Zegarra: La Máscara Quebrada Y El Juego Del Lenguaje:
Insistencias En Luzbel, De Francisco Brines http://www.paradoja.org

Rafale Toriz: Memoria, olvido y finitud en un poema de Tablada

Fecundiciclos libro de Guillermina Walas patrocinado por la Eastern
Washington University y publicado por Obsidiana Press

Los Cantos del Apátrida, el nuevo libro del escritor y poeta
venezolano Rafael Rattia, patrocinado por la Sociedad Internacional
de Escritores y publicado recientemente por Obsidiana Press.

Rafael Rattia sobre "El vuelo de la locura", de Raquel Virginia
Cabrera

Poema de Fernando Valerio en http://www.paradoja.org

Las Eras del Viento, el nuevo libro de Fernando Valerio Holguín
publicado por Obsidiana Press
www.paradoja.org

Paradoja es la única revista dominicana exclusivamente de poesía que
se publica fuera de la República Dominicana como un organismo
independiente. www.paradoja.org

ACEPTAMOS COLABORACIONES EN LOS GENEROS DE POESIA Y ENSAYO. http://www.paradoja.org

Favor de difundir este mensaje, por lo cual te anticipamos las
gracias.

www.paradoja.org



JADE MARINA KOSTENBADER
Sociedad Internacional de Escritores {SIE}
ALBANY, NEW YORK
www.soines.us

AkashA DulcineA dijo...

Con tu "Teléfono a dos voces" me sentí como la señora Maribel: tendida en un lecho de palabras... pero también me reconocí en el espejo cuando dejo que el delirio de una voz me contagie del otro lado, sea de un teléfono o de una computadora... ¡ah, de las lejanas pasiones!

Felicitaciones por los éxitos literarios.

Gracias por la visita, eres bienvenida allá cuando gustes.

Hedonistas Saludos.

Anónimo dijo...

Así es Selene... una mezcla de pasión y ternura

alienado dijo...

Dos comentarios: al trajin de la tragedia cotidiana, es necesario con frecuencia prender una vela a Dionisios para frenar la nada que avanza....

2) Oh! el telefono y sus palabras entre monocorde y convencion, entre silencios y tonos, el animo del otro en su amor....donde esta?,pregunta por tonos y semitonos, simple voz del silencio....


Me reclino y beso tu mano,por lo que de ella sale...

gonzalo dijo...

eres peligrosa con los teléfonos. mis buenos deseos por la nueva aventura literaria.

Ana María Fuster dijo...

Akasha Dulcinea- mis hedónicos saludos también para ti. Maribel tiene una sensibilidad divina, así también es su poesía, que publicaré pronto aquí en la ciudad de las sombras. Gracias por tus palabras.

Alienado, sí es que vivir by the rules, es morir en vida. En esos silencios es donde está la verdadera pasión. Mi mano recibe tu beso; tú, mi abrazo.

Gonzalo, gracias, tu comentario sonrió mi mañana. otro abrazo

phillip dijo...

Pintas cuando escribes...


un beso