martes, febrero 20, 2007

Un día cualquiera, parte 5- Abdiel Echevarría Cabán



Cualquier día

Cualquier día puede parecer
un abismo si se desnudan
los sentidos y se agudizan las memorias.
Cualquier día sirve para desbancar
las soledades y murmurar más adentro
cuánto duelen los vientos de la despedida;
todos emulan ese momento
cuando se detiene el instante sobre
el aullido.
No hay quejas que valgan sobre una
hora que se precipita al vacío.
Todos los días se convierten en simulacro
de algo distinto, mudan la piel
y sigue siendo la misma.
Estos días son días de fraude
cualquiera puede parecer distinto
cuando la ráfaga se anida en el vórtice
del encuentro.
Cualquier día puede desnudarme,
desnudarnos como estatuas de marfil
o de ébano.
Podemos estar de pie cualquier día
cual modelo o maniquí
tras la vitrina de una boutique
exhibiendo la piel quimérica que nos rodea,
sin inmutarnos ante cambio de ropa.
Cualquier día es un día distinto:
eso suelen decir quienes no conocen
los asideros de la rutina.


Abdiel Echevarría

poeta y editor puertorriqueño

Visita el blog del autor

http://versaliaii.blogspot.com/

Convocatoria

Saludos:

La Junta Editora de la revista Identidad convoca a todos los escritores y escritoras puertorriqueños a publicar en su Séptimo número con motivo a la celebración de nuestro tercer aniversario. Esta edición estará enfocada en la poesía puertorriqueña a través del tiempo. Se aceptarán poesías, crítica literaria y cuentos hasta el 31 de marzo de 2007. Esperamos su acostumbrada colaboración.

Un abrazo,
Abdiel Echevarría Cabán
Colectivo Identidad

PD Cualquier duda puede escribirnos a los siguientes correos:
Leticia Ruiz Rosado (leticiaruiz02@gmail.com), Identidad (identidadrevista@gmail.com) y Abdiel Echevarría Cabán (laudo_anglos@hotmail.com)

2 comentarios:

Mariposa Nocturna dijo...

Me gustó un montón este poema de Abdiel. Realmente dice mucho de como me siento en estos días. Gracias por compartirlo con nosotros Ana. Mis respetos a ambos.

Ana Mercedes dijo...

Un día cualquiera...
Lo leo y me descubro recordando mi texto Repentino, también habla de un día cualquiera, esos en los que la piel y el alma transmutan, y la vida y la rutina se descubren de frente. Me encantó la simplicidad e intensidad de las letras que redescubren al hombre mismo.

Un saludo,
Ana