jueves, diciembre 27, 2007

Feliz Año 2008


Botella 2

La noche ilumina otro verso; oculta la sombra de los miedos. Como una carrera de hormigas locas, la palabra fluye se inventa y reinventa, se sumerge y emigra a través de una botella que navega por los mares del tiempo…

Siempre podemos ser infinitos.
Ana María Fuster
de
El alma en fuga

2 comentarios:

Iva dijo...

La posibilidad del infinito siempre está ahí, latente e imperceptible...hermosa la foto del duende y su madre brujita. ya publiqué algo en el blog, al menos antes de que acabe el 2007. besote.

Ana María Fuster dijo...

Gracias bruj-Iva
seremos infinitas....
te quiero mucho

visito ahora tu blog