martes, abril 08, 2008

Geometría y trapecios para la autoayuda I


Teoría isoscélica de los insultos

Estoy acostumbrada… pero Mariana desea no estarlo, según su ciclo menstrual, que es básicamente el espiral que le ha tocado vivir. Hace no mucho le dolió un insulto y, como sus dolencias casi pueden ser las mías, le explico que en ocasiones existe la necesidad de ser un espejo de lo que no se es… Esto resulta verdaderamente conveniente para algunos, así resulta que podemos ser o no una puta, una comemierda, o una mediocre, en la justa medida del temor a exponerse de quien profiere las palabras. Tomemos por ejemplo un triángulo isósceles, que tiene dos lados iguales y ángulos congruentes. Esta realidad no se puede discutir por ser pura ciencia geométrica, si se altera sencillamente ya no es. Es decir, al alterar lo que no somos, dejamos de ser lo que sí pertenece a nuestra esencia.

Ante lo cual ese insulto inversamente proporcional al propios espejo de quien lo expresó primera por desconocimiento de su existencia. Aún así puedes acostumbrarte tan sólo a ser el lado incongruentement que es el más corto. Por eso le explico a Mariana, que las cosas las tome de donde vienen y que vengan de donde se vengan las palabras así como los deseos, sólo utilice la fórmula del triángulo que le pertenece a cada cual y no ansiar el ajeno por reflejar distorsiones.

Mariana me miró con cara de ¿qué carajo hablas? No entiendo nada. Le contesté, también estoy acostumbrada, sencillamente, mi amiga, eso mismo, que disfrutes tus propios ángulos e imagen y te importe un carajo lo que hablen, porque no significa nada.

3 comentarios:

Madam dijo...

:):):) Hay que sacar la bicha a pasear amiga. Jijijijiji besos!

no apta para la humanidad dijo...

jamás hubiera imaginado que la geometría sería tan útil, jeje.
Me encantó eso del triángulo isósceles.
Definitivamente los insultos baratos no ameritan la menor importancia.

Ana María Fuster dijo...

Madam, es una forma geométrica de gritar y salir de paseo, ja ja, gracias, un beso

No apta, pues ya ves... lo divertido es escribir y decía mi abuelita "a palabras necias, oídos sordos", pero a mi no me han insultado es a Mariana que es más ingénua que yo ;) un beso