miércoles, mayo 10, 2006

Cuando la casa se quema... bloggera: Awilda Castro, escritora puertorriqueña invitada


Cuando tu casa se quema y no puedes hacer nada
Awilda Castro

Hoy me preocupa mucho el país, mi país. Ese que dejé hace casi ocho meses buscando un mejor sueldo, mejores oportunidades profesionales, un lugar más tranquilo lejos del violador de Santa Rita. Todos los días entro a endi.com para saber que está pasando y leer que van a cerrar el Departamento de Educación porque no hay chavos, pues son palabras mayores. Leer que Rivera Schatz dice que lo que va es un cuatro por ciento y no negocian pues como que a uno no le da paz. Como si Rivera Schatz fuera el que mandara en el país.

No me voy a detener a hablar de la incompetencia de todos estos políticos porque agua pasada no mueve molino. ¿Ahora que vamos a hacer? No veo salida y aunque trato de respirar hondo y no pensar lo peor siento que esto se veía venir tras año de aumentar el presupuesto una y otra vez y hacer préstamos para pagar gastos de operación. Dinero que no va a volver nunca. Pienso en mi papá, que luego de dos divorcios no tiene casa y la mitad de su sueldo lo paga en pensión alimenticia. En Mami cuyo único ingreso son los cupones y cada mes escoge entre pagar el agua o la luz. Pienso en mis amigas de escuela superior que luchan para pagar la casa y conseguir un trabajo para mantener a sus hijos. Pienso en todos ellos y el nudo que se me hace en el pecho es inmenso. Es como ver que tu casa se está quemando y no puedes hacer nada para ayudarlos.

Awilda Castro
23 de abril de 2006

http://bolasdepelos.blogspot.com/

Cuatro robado de Eduard Munch, El Grito de 1893

6 comentarios:

Madam dijo...

El cuadro está muy apropiadao para las palabras. No sólo por el grito, pero además el que haya sido robado. Creo que los eventos que están pasando nos roban de esa alegría que tanto nos caracteriza a los boricuas. Basta ver las caras preocupadas al saber que no tendrán con qué pagar la casa, alimentar a sus hijos o sentirse productivos trabajando. Nos sentimos impotentes mientras estos bandidos nos tienen de rehén.
Aunque se nos queme la casa (espero que no ocurra) podamos resurgir entre las cenizas.
Saludos. :)
Gracias Ana María por todos estos invitados en tu casa.

M. dijo...

está bien, pero lo daña al mencionar a personaje de Rivera Schatz (¿así es que se pronuncia?). ese esperpento le quita poética a la poética de Awilda.

PEREGRINO dijo...

Desgraciadamente ha sido una gran casa la que se ha quemado. Hermanos puertorriqueños confrontados, y empeorandose la salud mental de este pueblo (que bastante maltratada esta). Concurro con Madam de que podamos resurgir de las cenizas como el Ave Fenix. Somos un pueblo sobretodo decido...que viva Puerto Rico...
Muchas felicitaciones a Awilda Castro por su escrito acertivo al igual que a Ana Maria al permitir el espacio. Adelante siempre....

Miguel A. Ayala dijo...

Cuando lo único que nos quede en la punta de los dedos sea ceniza, comprenderemos que nos ha llegado la hora de volar, gracias por compartrir tu escrito, Miguel.

Ana María Fuster dijo...

Sí Madam, el cuadro fue elegido con toda la intención, cuando nos roban el patrimonio, hasta el derecho a gritar, a indignarnos; aún así podemos levantarnos, luchar y reconstruir.
Efraín, yo siquiera puedo pronunciar el nombre de ese demonio.
Peregrino quisiera tener tanta fe en este pueblo como tú, pero no, me decepciona la memoria histórica, llegan las elecciones y votarán por las mismas vívoras.
Miguel, tu comentario es poesía pura y filosofía certera!!!!! Tienes razón, eso es lo que nos toca ahora.

Gracias mi querida amiga y poeta Awilda, por la colaboración y tu solidaridad.

Anónimo dijo...

Super color scheme, I like it! Good job. Go on.
»