miércoles, agosto 15, 2007

Desde el mundo de la erótica, parte 8-- Carlos Vázquez Cruz


Hambre

Hambre de sueños compartidos
y pesadillas
bañadas con lágrimas mías
y fuerza ajena.
Hambre de abarcador abrigo
de encarnada tela
que con sus hilachas
acaricie mi melena.
Hambre de un collar de brazos
prendidos a mi débil cuello
marcado con tu nombre.
Hambre de besos y abrazos.
Hambre de hombre.






Bautizo


nada como tus besos
como tu cuerpo nada
como se mueve
como pez en el agua tu figura
que como ola desde atrás ondula
y a su ritmo mi piel-tierra se conmueve
al sentir tu cuerpo-nube como llueve

nada
nada nada
con tus benditas aguas en mi boca
con estremecimiento
con ese sentimiento
que deja un río cuando desemboca
(y) mezcla tu vaho primero con el mío
haciendo de mi cauce su morada
como tu beso nada
nada nada

cuesta abajo por mi espalda
nada
por mi cadera chorrera
nada
por mi cintura latente y callejera
por mi punta encelada
por el resto profundo
nada nada
nada nada

y después de este rito
extasiado
miedoso
mirándote apenado sobre el suelo


nada




Místico

Tienes un dios dormido entre las piernas
un chakra poderoso que abre mundos
una estela
de carne, pincelada inquieta al viento
rompiendo corazones
una trampa funesta a mis pasiones



tienes manos heladas para el cuello
goteándose hebra a hebra por la espalda
centinela
trasnochando el cuidado de mi cuerpo
mirándome en el rito
predicando un nirvana muy bajito

en tus ojos hay pura retirada
el oído presente, el audio huido
y esa boca
ese cofre encarnado para carne
se va de vez en cuando
según la ola del amor va dictando



vistes el cuerpo inerte de la muerte
la gloriosa rabieta de este infierno
negro pelo
tan rebelde se niega la caída
maldita fe constante
en su sueño vital con el amante.


Carlos Vázquez Cruz

escritor, profesor y crítico literario puertorriqueño


Ha publicado el libro:

8% de deskcuentos

7 comentarios:

Romy dijo...

Excelentes, sobre todo el último...son poemas llenos del ritmo de los cuerpos, del perfume sudado del encuentro.

Había leído 8%descuento de Carlos, un libro de cuentos que me encantan, pero no conocía su poesia.

enhorabuena Ana María pro esta nueva muestra...

PEREGRINO dijo...

Saludos Ana. Espero que te encuentres bien junto al gran Migue...

Al leer los escritos de Carlos me parecio sumamente interesante sus escritos. Tienen una sensualidad exquisita, llena de imagenes que evocan momentos de pasion y placenteros. Exquisita lectura...a ver si puedo conseguir un dia de estos musa para escribir algo...

Brindo por las olas del amor...

Amarilis Tavarez Vales dijo...

Hoy vuelvo a saborear lo rico de la poesía de Carlos. El poema Hambre me encanta, desde la primera vez que lo escuche de sus labios, grabó tras mis párpados la imagen de ese caliente intenso que se alberga en nuestro estómago cuando se asoma el hambre. Y el final nos da una bofetada que nos eriza la piel. Bautizo es el tipo de verso rítmico, un poema candente como para provocar los gritos enardecidos de una multitud que presencia un juego feroz entre dos campeones. Es tan sensual!!!! Tan erótico y tentador!! Uno se pierde mientras lo lee en la nada de ese todo. Ese puente que se mece sobre el poema mismo.. Nada, nada, nada. De Místico ni hablar. Coño, ese chakra dormido!!! Adoro esa línea, amo esa imagen que automáticamente nos remite a ese chakra!!! (No lo nieguen, cuando lo leyeron, vieron el chakra) Pero y la imagen de la boca, de ese cofre? Wao! Carlos, sabes que para mi eres maestro, y siempre, siempre apuesto a tus letras porque nos revuelven los cinco sentidos y eso es lo que le da aliento de vida a un poema. Besos.

Carlos Vázquez Cruz dijo...

Romy: Tienes razón. En ellos está el esfuerzo por congeniar la abstracción a la corporeidad. Digo "esfuerzo" porque, no importa cuán logrado nos parezca un intento, sospechamos que la vida entera no resulta suficiente. Por eso nos movemos y sudamos mientras dure la existencia, y por eso también la escritura prevalece como la tentación de la palabra por atrapar la cosa.

Peregrino: ADVERTENCIA DEL CIRUJANO GENERAL: Si advierte la sensualidad exquisita y las imágenes que evocan momentos pasionales placenteros, más allá de sexo y sexualidades, usted ha conocido la entrega profunda, desenfrenada y desaforada. Sus ojos no pueden identificar lo que usted no ha sabido vivir. Por lo cual, ¡qué bueno, ¿verdad?! No te preocupes. Ése es el único requisito para la musa... que debe estar con los nudillos a dos milímetros de tu puerta.

Amarilis: Ya que halagas mis poemas, aprovecho para recordar tu "Estadio viviente", una maravilla de poema que me ha matado desde que lo presentaste a mis ojos. Lo acepto; soy un alma en pena. Lo que has expresado no dista de mi sentimiento hacia tu poética. TE AMO.

Ana María: Por último y, ¿por qué no?, más importante, mi agradecimiento por difundir una muestra de mi poesía. Este gesto de reconocimiento, solidaridad y compromiso con el patrocinio de la literatura puertorriqueña actual. Estoy muy feliz de haberte conocido en el viaje de la delegación de Isla Negra a la Feria Internacional del Libro a la República Dominicana. Quedé enamorado de la gente dominicana, pero uno de los mayores regalos de la gira fue conocerte.

Madam dijo...

Rico ritmo. Me quedé con ganas de más. Mmm. Con un collar de brazos alrededor del cuello no hay por qué tener otra prenda sobre un cuerpo. :)

Ana María Fuster dijo...

Carlos Vázquéz, además de la solidaridad, tu talento no está en discusión!!! Es un honor para mi, también ese viaje a la FIL fue una experiencia inolvidable, en especial el tributo a la amistad, gracias porque sé que la nuestra es inquebrantable.
un abrazo

Carlos Vázquez Cruz dijo...

Madam: Tu reacción me provocó uno de esos temblorcillos en que se encuba un poema... y eso que no he pensado en la tan sugerente ilustración que acompaña tu nombre. Cuando la amplié, me reí hasta agonizar. Ana María: Sé que nuestra amistad es inquebrantable porque conversamos desde la integridad. Nuevamente, ¡gracias!