martes, abril 03, 2007

Un día cualquiera, parte 8- Iva Yates


Cinco días



Regresaste a mi lunes,

ojos rojos,

sonrisa alivio.

Años atrás,

tus brazos fueron mi casa;

ese lunes,

¿acaso fueron los míos tu casa?



Martes

nos recibió una brisa suave;

qué extraño verte una vez más

de mañana, tan temprano,

la luz alumbrando

el verde en tus ojos

cansados del día anterior.



La playa fue nuestro santuario

miércoles y jueves.

Una soledad cómoda se anidó

entre nosotros.

Las horas pasaban desapercibidas,

el silencio de las olas

arrullándonos.



El Viejo San Juan

te sedujo con sus sombras

y luces tenues de viernes

en la noche.



Sábado ya estaba planificado:

Recoger tus cosas,

comprar la comida que querías

en el centro comercial,

ir al aeropuerto.



Quise decirte tantas cosas

pero mi bocacremallera…


Iva Yates
escritora


Visita la extraordinaria Pinacoteca de Iva
http://www.pinakotheken.blogspot.com/

6 comentarios:

La Caribeña dijo...

Me ha gustado mucho como los días de la semana pasan y los sucesos y al final, nos quedamos callados.

no apta para la humanidad dijo...

Me encanta cómo uno puede seguir perfectamente la sucesión de los días y eventos, lo compartido y lo no dicho. Genial. Y esa bocacremallera me mata!!
Felicidades a la amiga Iva por este poema y un abrazote para ti

Shinta Yagami dijo...

es curioso como nos pasa eso, en ocaciones por rutina, pero otras...simplemente porque no podemos decirlo

Ana María Fuster dijo...

Iva sí esa bocacremallera a final de semana, magestuoso...

Iva dijo...

caribeña - así es, muchas veces no decimos las cosas que queremos o debemos decir.

no apta - ¡gracias linda!

shinta - sí, a veces dice más lo que callamos.

ana maría - sí, la bocacremallera debe buscar cómo abrir...jejeje.

Yolanda Arroyo Pizarro dijo...

Si amiga, bravo, bravo por tu cronograma diario!!!!!!!!