martes, junio 03, 2008

Escritora invitada--Leticia Ruiz Rosado- poemas desde la Lujuria


Lujuriosa
por Leticia Ruiz Rosado

Lujuriosa

Flagerante, lujuriosa
me miro distante ante
el espejo, no es la edad
es el tiempo.

Denuedo

Poseo una caja de recuerdos
los atesoro en la esquina del verso
unos son verdes, otros azules destellos,
poseo una caja de recuerdos
en la alfombra de mi alcoba fantasean
con aquellos sortilegios de noches lunadas
acariciadas de cedros,
poseo una caja de recuerdos
los amontono y en cada verano sorteo
a aquellos mis amigos que comparten tantos denuedos.

Amigos del trueno

Arruinada por tantos truenos
me quedé sola en el umbral del deseo,
apetecía caricias, catarata de besos
se torció el designio, arden ahora:
la tierra, el agua,el aire y el fuego.

Petulantes

Es que se equivocan
los que se sacian con fuego,
necesitan tanta agua, ella se agota
en cada suelo se derrama tanta sangre
y la otra gime rojiza de petulantes misterios.





Derraman


No es el aire el incendiario
son pícaros del milenio
se enjabonan con petróleo
derraman sangre de reos
ya no importan nuestros versos
los arropa la desidia
de pueblos insatisfechos
es el hambre, son bichotes,
apaciguan cual rufianes,
las calles de otros suelos.


Me pregunto


Me pregunto hasta cuando
nos enamoraremos con tanta
sangre vertida en el subsuelo?


Me abandono


Es el hambre de la sangre la que
conmina a derribar tantos aleteos
los del siempre honrar la desfachatez
del inclemente suburbio del verso;
me abandono... en el tiempo... ellos
arremeten contra locura, signan detractores
un porvenir de sabrosos
cánticos de esperanza y vida, tal soñó el
tejedor nicaraguense en coléricos tiempos.






Aleluya


Un aleluya al desafío veraniego
desprovisto del sexo;
adherido a la pluma del santo evangelio del verso.


Pétalos

A Víctor Manuel

He prometido frente
al jardín del estío
cultivar soneros lirios
acariciar quejidos
sofocar a son indeleble
mil pétalos...
acunar suturas
insesante aullido.


Delirio

He sacrificado delante
del ritmo
cultivar tres lirios
confortar tejidos
misterioso abrigo
es afán, delirio.


Hendiduras

Hendiduras tantas...
insepultas entre rocas
de guayabas
atrozmente amuralladas,
Hendiduras fragmentadas...
de historias, una Isla ocupada
por su propia ruta identidad
olvidada,
Hendiduras de una Julia
del Atlántico, arenosa estrofa
hendidura avocada
se torna tendida en cada ola.
Leticia Ruiz Rosado
poeta y editora puertorriqueña

6 comentarios:

Xavier Valcárcel dijo...

uuffffff

Madam dijo...

WOW! Leticia siempre deja a uno sin palabras.

¿Se puede amar y desear en estos tiempos de tanta sangre? Maravilloso los escritos.

no apta para la humanidad dijo...

son poemas dese la lujuria pero desde mucho más...desde la rabia, desde la angustia, desde la denuncia...son casi gritos.
Leticia es tremenda escritora y tremenda mujer, eso se destila en cada verso.
¡un abrazo a ambas!

Romy dijo...

wao..uqe versos increibles...dejan seca la garganta.....muy buenos para esta noche d einsomnio....

mentecato dijo...

Bellísimos poemas. Un deleite.

Ana María Fuster dijo...

Leticia gracias por compartir tu poesía con los visitantes, asiduos y residentes de la ciudad silente