martes, octubre 02, 2007

Bocetos silentes y la ciudad


Vuelo sin palabras



“Me llamo pájaro Pablo
ave de una sola pluma
volador de sombra clara
y de claridad confusa…”
Pablo Neruda, El pájaro yo.



Las alas no se me ven / los oídos me retumban…, recitó el viejo maestro Pablo Suárez frente a un espejo que reflejaba su rostro agotado de palabras. Según llegaba la ansiada jubilación, las calles de Santurce se le hacían más largas y confusas en el camino hacia la escuela, al igual que los sonidos de los carros. Comenzaba a olvidar los planes de clase, el nombre de sus alumnos, y hasta dónde demonios estarían sus espejuelos. Era terrible, siempre había sido muy memorioso, un gran demagogo, ahora una fuerza extraña le evaporaba las palabras, pero al menos podría volar. Vuelo y vuelo sin saber, / herido en la noche oscura, sentía los versos de Neruda acariciándole la soledad.


--Llega tarde maestro Pablo-le dijo el guardia escolar.

--Será la última vez… Descubrí el secreto de Neruda, y también el de la física, la poesía es la ciencia que nos salva.

--¿Cómo así?—contestó el guardia, tratando de no reírse.

El maestro no contestó, treinta y cinco años tratando inútilmente de enseñar el poder de las palabras a los estudiantes, ahora éstas se le escapaban de la boca y se le perdían por los pasillos y los salones. Miró los últimos exámenes que daría en su vida. Nada valió la pena, es inútil nunca entendieron, soy Pablo. Soy “el pájaro furioso de la tempestad tranquila”. Miró a través de la ventana, todo el universo cantaba en silencio a través del silbido del viento y se lanzó en un vuelo libre y sin palabras.


Ana María Fuster

4 comentarios:

Ana dijo...

Uff!
Maestra!
Me has matao' con tanta belleza!
"la poesía es la ciencia que nos salva", y sí, que así sea!
Bravo!!!
Un abrazo!

Danilo dijo...

Ana María, la poesía para mi gusto es comunicarse en otra dimensión, es hablar desde el alma y con las otras almas. Que genialidad, un gusto conocer tu bitácora, agradecido por vuestra visita, saludos.

Anónimo dijo...

la poesia no es ninguna ciencia

Ana María Fuster dijo...

Ana gracias y qué bien que lo sentiste y por tu visita. un beso

danilo, no se me había ocurrido, muy hermoso, un gran saludo de mi alma a la tuya

anonimo, eeee hello? viva lo literal!!!