lunes, julio 24, 2006

Desde la ciudad de las sombras 12: No apta para la humanidad


Sombras

Tomás se acercó a su oreja y la mordió suavemente. Luego le suspiró al oído: “Mira nuestras sombras.” Olivia tardó en reaccionar. Giró su rostro y observó las siluetas que se proyectaban en la pared. Sus cuerpos parecían volcarse uno encima del otro hasta absorberse. Se quedó mirando aquellas figuras. La mano de Tomás subía por su espalda hasta colarse entre su cabello. Fue sintiendo cómo cada célula de su cuerpo cobraba vida y se aniquilaba sólo para revivir de nuevo.

Tomás la notó un poco rara después. Ella fumaba compulsivamente y le evadía la mirada. Bajaron juntos las escaleras y con cada peldaño se abría un abismo entre ellos. Se despidió de ella como siempre, con un leve gesto y una palabra. De camino al trabajo se percató que su cuerpo no producía ninguna sombra. Se entretuvo mucho tiempo intentando sin éxito proyectar su cuerpo en el suelo o en las paredes. Qué raro, pensó, pero trató de no prestarle demasiada atención.

Una semana después Tomás regresó a su casa cansado. Tiró sus cosas en la cama y se detuvo. No podía creerlo pero la pared todavía estaba poblada por las sombras de aquella última vez que estuvo con Olivia. Ahí estaban los contornos de sus cuerpos eternamente sumergidos en su propio placer.

¡Mal rayo parta! ¿Cuánto tiempo van a estar ahí?
Se sentó al borde de la cama. ¿Qué quieren? ¿Torturarme? Pues está funcionando. Empezó a fumar tratando de ocultar las sombras con el humo. Se burlan de mí, pensó sintiéndose como un miserable.

Se fijó en aquella proyección de Olivia y se puso a estudiar sus movimientos. Por primera vez pudo ver desde afuera cómo ella le acariciaba, cómo se abrazaba a su cuerpo, cómo su cuello se inclinaba levemente hacia atrás. Tomás acarició la pared. ¿Qué me hiciste? Devuélveme mi sombra, chica.

Los cuerpos seguían frotándose uno con el otro. Cada vez le resultaba más rápido, más eterno. ¡Qué mierda!, dijo Tomás en desesperación y apagó la luz para aniquilar las sombras de una vez.

no apta para la humanidad
escritora puertorriqueña

Datos de No apta para la humanidad
Edad: 25
Género: female
Astrological Sign: Cancer
Zodiac Year: Rooster
Location: Puerto Rico

Visita su blog
La no-aptitud para la humanidad

http://laverdaddelasmentiras.blogspot.com/

*cuadro de Alfred Gockel

20 comentarios:

El Navegante dijo...

Me complace ser el primero en comentar este relato, plagado de imaginación y talento.
Has tomado una historia que cómo saber si no desearíamos en verdad que a veces ocurra, ahora que la concoemos,para perpetuar instantes imborrables.
Tal vez en algunos casos, sólo las sombras disfruten del encuentro, y sus generadores, se hayn vuelto, como tus personajes, cuerpos sin sombras, fundidos, pero de tristeza.
Un besito y mis felcitaciones por esta brillante concepción del tema porpuesto.
Ya iré a navegar por tu puerto.

PD: una vez más, un besito Ana Maria, y ést crece cada vez más, cuánto me alegra por tí y tus talentosos amigos, entre ellos tanots boricuas.

ojitos dijo...

bah! excelente chica...creo quecoincidimos en que las sombras tienen vida propia a veces..y de ellas podemos aprender tanto como a achicarmos o hacernos mas grandes al observarnos en sus movimientos.
dos sombras amantes..quien diria.

Madam dijo...

Wow. Nena ayer yo estaba contemplando unas sombras en la pared, me has robado palabras. :)

En cuanto a la sombra de Olivia, creo que se disfruta más la vida que la propia chica. Es desinhibida y amorosa con Tomás. ¿A caso Olivia está en negación y su sombra es la que ve todo con claridad?
¿Será Olivia la oscura, mientras la sombra puede arrojarle luz a Olivia?

Yo volvería a encender la luz para dejar las sombras disfrutar. En total oscuridad la sombra abosrbe, sin embargo hace falta un poco de luz para que exista la sombra.

¡Un abrazo escritora fabulosa!

Otro abrazo para la dama duende del blog.

Iva dijo...

como siempre, la querida no apta no deja de deslumbrarnos con su prosa provocadora. eres genial, amiga. nunca lo dudes.

tirasdepapel dijo...

Sigo muda viendo las sombras en la pared... me dio una sensación de muerte, de desamparo, pero a la vez de alucinaciones alcohólicas o incluso hasta recuerdos mal guardados en un alma solitaria... Pobre Tomás... la tortura de una imagen en la pared debe ser la forma más fácil de perder la cordura... aunque, de alguna manera las sombras de una persona que "ya se fue" puede resultar también un consuelo...
De cualquier modo, No Apta, lo lograste nena, esto me encantó!
Un abrazo!

sankipanky dijo...

ehh, ana maria, estoy en puertorico desde el sabado, me gustaria verte
besos
rey

Gatto dijo...

Como siempre No Apta, logras meterme en la historia y no me sueltas hasta que termino.

Un Enorme Abrazo

no apta para la humanidad dijo...

Querida Ana María:

Mil gracias por permitirnos compartir nuestras sombras en tu espacio. Para mí ha sido un honor poder participar de esta genial iniciativa tuya. Las letras y las sombras están danzando en tu página y ha sido maravilloso contemplarlas!
un abrazote inmenso

Gracias a todos los que leyeron y comentaron.
Por lo visto Tomás y Olivia se han convertido en mis sombras.
(Tengo que decir que me da risa el hecho que Madam siempre parece comprender a Olivia más allá de lo que escribo. ¿será por sus facultades de brujita fabulosa :)?)

un abrazo a todos!

Sem dijo...

Gracias por compartir tal relato. a mi también me aprisionó y no me soltó hasta el final. 100 KUDOS!

Noa- dijo...

Un paseo hasta tu rincón, ahora que ya es 26 para felicitarte por tu onomástica.

Feliz día

Miguel A. Ayala dijo...

Saludos No apta para la Humanidad:
Me gustó mucho el relato, gracias por compartirlo. Me parece que cuando Tomás vuelva a encender la luz, encontrará las sombras enrroscadas sin darse tregua.
Que tengas buen día, gracias Ana María. Miguel.

manolotel dijo...

Felicidades para tu hijo con un poco de retraso, Ana María. Cada día está más interesante y más variado este blog tuyo. Un saludo y un beso lejano pero sincero.

manolotel dijo...

Amiga No apta para la humanidad: no nos engañes, no solo eres apta para la humanidad sino que eres imprescindible. Sigue escribiendo así. Un saludo y un beso para ti y otro de humo para tus enamoradas sombras.

Anónimo dijo...

¿Por qué Tomás no quería ver aquellas sombras? ¿Acaso colocaba a flor de piel el contraste de ese abismo que se abría entre él y su pareja y lo que aquellas sombras desprendidas continuaban haciendo? ¿Se trata de que lo que se contempla estremece la idea que tiene de sí mismo? Cuántas preguntas más, nos puede lanzar este texto de No apta. Chejov estaría más que satisfecho si lo hubiera leído.

La sensación de lo preciso de una narración sobria y efectiva; el efecto visual de las pinceladas descriptivas nos colocan en una especie de cinematografía de sombras en 3D. Uno, como lector, se involucra de tal manera que le usurpa a la autora su rol mediante la instensa curiosidad que nos arropa. Entonces queremos entender el proceder de Tomás, las sensaciones de Olivia, imaginando lo que hay en tras esos tres puntos que colocamos antes de este texto.

Y todavía te sorprende lo que te decimos de tus creaciones, querida escritora (en eso te pareces a La Madam). No apta, imagina todo los mundos, escenarios, personajes, imágenes que quieras. Haz alquimia de tus vivencia, y nosotros, los que te leemos, disfrutaremos del banquete literario que nos obsequias.

Carlos Esteban Cana

Ana María Fuster dijo...

Gracias mis queridos amigos, escritores, lectores y sombras anónimas que van y vienen por esta página.

El escrito de No apta tiene la capacidad de extasiarnos hasta el final, como vouyeristas, leemos sus cuerpos y sombras.

Querida No apta, te agradezco el escrito, ha sido un honor tenerte en esta ciudad silente.

un abrazo, una flor y la bohemiada sigue en pie

Ana María Fuster dijo...

Totalmente de acuerdo con las palabras de Carlos Esteban, las secundo y hago propias

PEREGRINO dijo...

Simplemente excelente. Esas sombras proyectadas en la pared, retrato de una pasion eterna. Mil felicitaciones a No Apta por tu excelente escrito...y Ana...muchos brindis para ti tambien...

Salud...

Ana María Fuster dijo...

Navegante, gracias siempre por visitar esta ciudad silente para la cual tendrás siempre Visa de amigo, escritor y lector...

Madam, la dama duende siempre estará cerca, por el cariño, las pasiones, la palabra y las cerves con colesterol

Sankypanki, mi pana y hermano, escuché tu mensaje del martes, pero no supe a qué número contestar tu llamada. Un beso

Manotolel gracias!!! Esta es tu casa

Peregrino, sí, sigamos brindando...

Yiara Sofía dijo...

Qué torbellino de sentimientos se desgarra de mi cuerpo cuando leo a Olivia y Tomás! A veces las sombras son más sabias que la mente. A ellas es que Tomás y Olivia deben hacerles caso, se entregan sin agendas escondidas, sin importarles lo que piensen los demás (tal vez le haga caso a las sombras!!). Me encantó el aspecto voyerístico del autoestudio (muy acorde con la idea de los espejos y las luces en los cuartos donde al amor se le dan 8 horas para expresarse!)

Patricia Minalla dijo...

Wao muy creativa mira que darle vida a las sombras, una imaginación que nos transporta, eres genial.