miércoles, julio 26, 2006

Desde la ciudad de las sombras 13: Miguel A. Ayala




Bolero

Cuando éramos chicos, correteabamos el vecindario a manos
sueltas, nos dispersabamos como fuego en un pajonal. Eran días
en los que el péndulo no sabía contar, todo era aventura. Crecí,
te alargaste, te extendiste, nos salieron espinillas. Aprendimos la
mecánica de la ilusión en un encuentro de miradas a media luz
donde eras casi intangible y el aire era un bolero.

Olvidé o quizá fingí haber olvidado que siempre estaba en tus
ojos y pensamientos. Ya era hombre... acorde al canon y todos los
subterfugios de la ley. Navegué, lanzé mis redes al naufragio,
estabas en todos los peces que devolvieron mis huesos extenuados
a la orilla. Elegí rodar y naufragar cotidianamente hasta el cansancio.
Elegiste una y otra vez aferarte a mis dedos, ser observadora y parte
de mis desatinos. Eran días implacables en los que el péndulo
acechaba como puñal, primaveras de cuervos y abrojos. El hastío razgo
mis párpados y en un torrente de relámpagos recobré los ojos.
Descubrí que la soledad es un mito, en el epicentro del vacío me encontré...
estaba en tus ojos y pensamientos. El aire nos regaló un bolero.

Miguel A. Ayala
poeta y narrador puertorriqueño

Location: Bayamón : Puerto Rico
Interests
* Música * Poesía * Narativa.
Favorite Music
* Balada * Salsa y jazz

Para leer otros ingeniosos poemas y microcuentos
Visita el Blog de Miguel Ayala
Panaceas y placebos
Este es el escondite secreto donde publico cuanta locura y loquera se me ocurre. Promete que no divulgaras la dirección.
http://panaceasyplacebos.blogspot.com

*cuadro, detalle de la Creación de Adán, de Miguelangel Buonarroti

15 comentarios:

PEREGRINO dijo...

Exquisito escrito de Miguel. Tiene una combinacion de añoranza y melancolía del tiempo pasado, y ese proceso de crecimiento. Aplausos a Miguel. Y para Ana...mas botellas en esta ciudad silente....

Salud...

Yiara Sofía dijo...

Me encantó! Bravo! Lograste remontarme a los años de "parties de marquesina" donde los boleros no eran solamente para explorar a esa otra persona sino para explorarnos a nosotros mismos y conocer las reacciones de las sombras que nos habitaban. Gracias por hacerme (hacernos) recordar las sombras que delineamos en el iris de nuestros ojos.

Patricia Minalla dijo...

Mamamia que leite leerte Miguel. Tu prosa es excelente.

Ana querida un saludo grande, la picture es genial también.

Afectos,

Pati.

El Navegante dijo...

Cómo no supe conservar el amor de mi propia sombra Miguel, cómo no me percaté que en verdd fue siemrpe , mi única compañera inseparable.
En estos días grises de otoño, por lo mares del sur, hace mucho que no la veo.
Por que no me habrás inspirado mucho antes para disfrutarla, y danzar románticamente con la más romantica de lo seres que me han seguido desde siempre.
La sombra proyectada sobre los peces, si es que no entendí mal, me pareció francamente una joya dentro de otra, tu obra, que has traído a esta sagrada casa de las letras.
Un fuerte abrazo.

El Navegante dijo...

Ana María, no deseo sacar de contexto, este magníficio evento del cual ya te puedes sentir más qeu orgullosa .
Por eso simplemente , además de saludarte, te invito a que leas mi respuesta a tu conmovedor comentario que me has dejado a bordo, haciéndome eco asimsimo del espíritu de todos quienes han pasado por allí hasta ahora.
Un abrazo de hermano.

Xavier Valcárcel dijo...

"estabas en todos los peces" wow. amo vivir en esta isla. amo estar rodeado de mar, de salitre, de sargaso, de atardeceres olorosos a marisma, de cangrejos y caracolas, de mundos ascuosos donde todo evoca a todo. Creo que lo que más me encanta de vivir en el caribe es esa facilidad con la que uno puede confundir los nombres con las olas, con lo que hay detras de ellas, debajo, donde sea.

me gusta la intensidad de este texto. un poco la nostalgia. el ritmo y las imagenes. Bravo por esto. hasta luego. Xavier.

Miguel A. Ayala dijo...

Peregrino:
Si es un pequeño recorrido
de añoranzas, recuerdos, ilusiones, tiempo perdido y reencuentro.

Yaira Sofía:
Ahí estaba mi mente mientras escribía, en un party de marquesina, luego de vencer el temor la invité a bailar y tú muy bien describes el resto.

Patricia:
Gracias por tu comentario, no acostumbro a escribir prosa, a veces bien vale la pena
intentar cosas "nuevas".

Navegante:
La Sombra proyectada en los peses,
es correcta tu interpretación.Nos ha llegado el momento de danzar con la sombra antes que y hasta que la orquesta entone el acorde final.

Xavier:

Me alegra mucho que te haya gustado mi escrito y me alegra mucho más el amor que sinetes
por nuestro terruño dorado, verde y gris. Todos los lugares tienen su encanto y por lo menos para mi el nuestro reside misteriosamente en en la verde luz de monte y mar como bien supo decir el Topo.

Gracias a todos por dedicar unos minutos de su tiempo para leer el reencuentro con mi sombra. Gracias Ana María, gracias mil por la iniciativa, el tiempo que le dedicas y tu compromiso con las letras Puertorriqueñas e Hispanoamericanas en este espacio virtual es posible llegar a lugares inimaginados y tocar personas que por otros medios
resultaría casi imposible.
Que tengan buen día A sus órdenes siempre, Miguel.

no apta para la humanidad dijo...

Me encantó esta fantástica prosa llena de música y poesía. Es un recorrido por toda una vida, por los procesos que uno vive, los paisajes tropicales en los que nos criamos y a los que nos acostumbramos...así como nos acostumbramos a esa sombra que siempre nos acompaña, sin percebirla, casi sin verla...cuando siempre ha estado ahí en esos procesos que uno vive, los paisajes que nos criaron...escuchando con nosotros ese bolero. Me dio una profunda nostalgia, de la buena, al leer estas palabras.
Me encantó esta frase:
"Descubrí que la soledad es un mito, en el epicentro del vacío me encontré..."
Gracias por compartir este texto.

Ana María Fuster dijo...

Miguel, gracias por tu cuento, es increíble como nuestras sombras son multirrítmicas, unas perceptibles, otras no, perversas, tiernas, apasionadas, múltiples, solitarias, tan diversas como la creatividad misma.
Así seguimos bailando un bolero, un tango, un zigzag acompasado con nuestros reflejos de luz.

Sem dijo...

Me gusto mucho. Me acordaste mi primer bolero en un "party" de marquesina. "Faithfully" de Journey. Muchas emociones que habia olvidado."Two thumbs up" Gracias por tu visita y el comentario.

Miguel A. Ayala dijo...

No Apta:
muchas gracias por leer mi pequeña sombra.

Sem:
Mi primer bolero fue la triple tanda del disco Homenaje a Tito Rodríguez de las Estrellas de Fania,Tiemblas, Lo mismo que a Ud. e Inolvidable. La pareja el primer gran amor que nunca se olvida.

Ana María, nuevamente gracias mil.
Que tengan buen día, Miguel.

Anónimo dijo...

Como se ve en esta pieza la refrescante palabra poética que oxigena la prosa. Aquí la metáfora, el simil, la nostalgia, el amor y la ternura se entrelazan.

No hay duda que Miguel Ayala con su presencia, su labor consecuente y muchas veces silenciosa (silencio que sin lugar a dudas le ha permitido desarrollar el poder de la reflexión y la obsevación) se ha convertido en uno de esos escritores que es un lujo leer.

Mis felicitaciones a una de las voces que más respeto de la
nueva literatura puertorriqueña.

Carlos Esteban Cana

Madam dijo...

¡Bravo! Llegué tarde pero seguro. :) Miguel las imágenes visuales están excelentes. La transición del crecimiento y las etapas de la vida se pueden palpar en estas letras. Un aplauso.

Miguel A. Ayala dijo...

Gracias mil por tu apoyo y solidaridad Carlos Estebana, que tengas buen fin de semana.

Madam nunca es tarde, gracias, que tengas buen fin de semana, Miguel.

Anónimo dijo...

Que tus palabras sean mejor que el silencio.