miércoles, diciembre 19, 2018

las cosas perdidas... poemas para la memoria extraviada 1



a veces un pétalo es una esperanza
pintada de colores y recuerdos traviesos
y un nombre es otro calendario para mi corazón.

recorro sílabas, escalo sustantivos
unos van, otros regresan por pequeñas treguas
salgo a la calle cuando nadie me ve
busco la montaña más alta de la ciudad
y entro para preguntarle a todos: ¿quién soy?

como ayer, ¿o fue hoy?
abrí mis alas sobre uno de los edificios
sé que estuve allí cuando tuve el novio colorao
¿o era mi maestro de español? ¿estuve aquí?
abajo algunos llegaron a observarme
mientras arrojaba sueños como sonrisas
sobre todos los chiquitines que van y vienen
abajo, también, una niña me decía adiós con las manos
bajé cantando mi canción de cumpleaños
y le regalé una flor
y ella a mí, un nombre
¿acaso el mío?

llámame por cualquier nombre
al fin de cuentas, ya perdí el mío.

Ana María Fuster Lavín
del poemario inédito:
Somos
[las cosas perdidas en el silencio]

1 comentario:

Ivan Hernandez dijo...

Este poema me apretó el pecho...